Prueba de Manejo

Frente a frente: Hyundai Ioniq vs Toyota Prius, ¿cuál es mejor opción de compra?

Los híbridos compactos más atractivos se baten a duelo.

Frente a frente: Hyundai Ioniq vs Toyota Prius, ¿cuál es mejor opción de compra?

Hasta hace algunos años, eran pocas las opciones en nuestro mercado para poder hacernos de un vehículo híbrido, siendo el Honda Civic Hybrid el primer exponente que llegó a México. Aunque, se intentó colocar como una buena propuesta, lamentablemente no causó el revuelo esperado para la marca pues este tipo de tecnología era desconocida por los mexicanos y aún no se confiaba del todo en sus capacidades.

Poco a poco el mercado se fue alimentando de una serie de variedades para ofrecer, tanto en carrocería sedán, como hatchback e incluso SUV, en donde actualmente casi todas las marcas tienen presencia en este naciente segmento, y por eso en esta ocasión nos dimos a la tarea de evaluar a dos opciones dentro de la categoría de sedanes.

Como lo mencioné anteriormente uno es el auto más vendido a nivel mundial (Toyota Prius) y el otro es uno de sus competidores frontales (Hyundai Ioniq), un vehículo que llegó apenas hace un año a nuestro país y que pareciera tener muchos argumentos para arrebatar la corona al veterano japonés.

Antes de comenzar a hablar de los protagonistas, me gustaría mencionarte que además de estos ejemplares, también encontramos en México opciones como Honda Insight, Toyota Camry y Corolla, en donde como vemos, Toyota ya tiene ganado mucho terreno en materia de hibridación.

Imperceptible lavado de cara…

Al momento de decidirnos por comprar un coche híbrido quizá lo que menos tengamos en cuenta es el aspecto, pues lo primero que buscamos es que éste sea un auto rendidor para ayudar al bolsillo. Pero quizá algunos también buscan que tenga buen diseño, equipamiento y amenidades por lo que ambos decidieron tener un lavado de cara para continuar vigentes en el mercado.

Toyota Prius

En cuanto al japonés tenemos ligeros cambios que se localizan principalmente en la parte trasera, ahora las calaveras en forma de “Z” armonizan mejor y se optó por un diseño mucho menos arriesgado que su antecesor, en cuanto al frontal notamos que los faros son un poco más delgados, en relación al resto de la carrocería continúa exactamente igual.

En el interior mantiene los mismos elementos y configuración que tanto éxito le ha dado sobre sus competidores, e incluso, siendo sincera muchas veces he escuchado que muchas personas lo preferían por sobre el coreano, aquí Toyota aprovecha esto para solo enfocarse en la mejora de la calidad materiales, perillas botones etc.

 

Hyundai Ioniq

Las líneas exteriores siempre han sido del agrado de los usuarios y es por eso que la preferencia sobre el japonés es abismal si hablamos únicamente de este apartado. Hyundai decide estilizar el diseño y volverlo un poco más serio, eliminando la línea color azul de la parte baja de la fascia delantera, que en lo personal me gustaba mucho. El grupo óptico está a cargo de faros LED, mientras que en la parte trasera la marca decidió que era buena idea extender un poco más el medallón hasta la parte baja de la cajuela para mejorar la visibilidad.

La firma coreana, sabe que una de las debilidades de este auto está puertas adentro, ya que el diseño es muy simple y realmente pareciera que estamos ingresando a cualquier otro vehículo de la gama que nada tiene que ver con nuevas tecnologías. Para esto Hyundai integró una pantalla más grande en la consola central, además de reacomodar el panel completo con el fin de crear sinergia entre la parte exterior e interior.

Ambos vehículos resultan cómodos en plazas traseras, pues el espacio para los ocupantes es el adecuado incluso para trayectos largos. Aunque déjame decirte que hay algo que siempre debemos considerar en la mayoría de los vehículos y es que el asiento de en medio es ligeramente más angosto que los demás por lo que recomendamos que el pasajero que ocupe este espacio sea alguien de complexión delgada y de estatura que no supere el metro con sesenta centímetros.

Equipamiento

En esta ocasión las marcas nos hicieron llegar a sus versiones tope de gama para realizar una comparación justa de cada uno en donde tenemos las siguientes amenidades para ofrecer al usuario:

 

 

     Toyota Prius Premium

     Hyundai Ioniq Limited

   Aire Acondicionado

   Automático

   Automático

   A/C segunda fila

    No

    Sí

   Faros

    LED

    LED

   Ajuste asiento conductor

   Eléctrico

    Eléctrico

   Tapicería asientos

    Piel sintética

   Piel sintética

   Puertos USB

     3

   

   Clúster de instrumentos

   4.2 pulgadas

   7 pulgadas

   Control crucero

    Sí

    Sí

  Botón de encendido y llave inteligente

    Sí

    Sí

   Sistema de info- entretenimiento

    Pantalla 7”

    Bluetooth

  Pantalla 8”

  Android Auto y Car Play

   Capacidad cajuela

    457 litros

    443 litros

Características técnicas y mecánicas

La potencia total del Toyota Prius ronda los 121 Hp y 120 Lb-pie de torque, ya que está impulsado por un motor 1.8 litros de 4 cilindros, aunado a un motor eléctrico de 53 kW que produce 71 Hp, todo esto acoplado a una transmisión CVT. Éste cuenta con 4 modos de manejo: ECO, Normal, PWR y EV. La suspensión delantera es independiente McPherson, mientras que la trasera está a cargo de una independiente de doble horquilla. 

Por su parte el Hyundai Ioniq posee una potencia total de 139 Hp y 125 Lb-pie de par, impulsado por un motor de combustión 1.6 litros de 4 cilindros, aunado a un motor eléctrico de 42 kW, acoplado a una transmisión automática de doble embrague y seis relaciones. Éste también cuenta con diferentes modos de manejo: Economical, Normal y Aggressive. La suspensión delantera es independiente McPherson, mientras que la trasera está a cargo de una multibrazo.

¿Qué pasa con el rendimiento?

Parte de tomar la decisión de elegir un híbrido por sobre un vehículo de motor de combustión tiene como base principal el consumir la menor cantidad de combustible, contribuyendo a la economía del comprador.

El tanque de combustible del Toyota Prius es de 43 litros, mientras que del Ioniq es de 45 litros, por lo que con un aproximado de 1,100 pesos podremos llenar el depósito de cada uno a su máxima capacidad.

En relación al rendimiento, por una parte, te mostramos la cifra oficial expresada por cada marca y por otro la cifra que obtuvimos de acuerdo a las pruebas de rendimiento realizadas por el equipo de Autocosmos. Cabe destacar que en dicha prueba se recorrió un total de 192.1 kilómetros en ciclo combinado y en ningún momento cuidamos el uso del acelerador para realizar la prueba.

 

 

 Cifra oficial por la marca

 Cifra Autocosmos

   Prius

   26.48 km/l

   22.13 km/l

   Ioniq

   28.30 km/l

   21.29 km/l

 

Para demostrar si este tipo de vehículos realmente son buenos para realizar adelantamientos e incorporaciones a las principales vías rápidas de la ciudad y en maniobras de autopista, realizamos una breve arrancada en un ambiente controlado, para ver cuál de estos dos ejemplares tiene una mejor respuesta al acelerador, cabe destacar que para esto decidimos dejar de lado el modo ecológico para cambiar a la configuración Sport.

¡Y aquí, sorpresivamente el Toyota Prius nos muestra una respuesta más inmediata al exigirle al motor, aunque Ioniq tampoco lo hace nada mal!

Conduce de forma segura…

En este apartado Prius cuenta con frenos ABS, asistente de frenado (BA), distribución electrónica de frenado (EBD), ocho bolsas de aire (2 delanteras, 2 laterales, 2 cortina, 1 tipo cojín para pasajero y 1 de rodillas para el conductor), además de sistema de anclaje ISOFIX para sillas de bebé.

En temas de seguridad Ioniq incorora cámara de reversa, sensores de estacionamiento acústicos, frenos ABS, control de estabilidad (ESC), asistente de arranque en pendientes, siete bolsas de aire (2 delanteras, 2 laterales, 2 cortina y 1 de rodillas para el conductor), así como sistema de anclaje ISOFIX. Además de esto, la versión tope de gama ya cuenta con diversas asistencias al conductor dentro de las que destacan asistente de mantenimiento de carril, asistente de colisión frontal, control crucero inteligente, monitor de punto ciego y asistente de tráfico cruzado y una alerta que te indica que el vehículo de enfrente se encuentra en movimiento, por si no te has percatado de esta acción.

Manos al volante…

Ambos vehículos resultan ideales para su propósito que tiene un mayor enfoque en la movilidad citadina, aunque en este caso también decidimos llevarlos a carretera para evaluar su comportamiento dinámico.

Ioniq por su parte tiene un mejor desplazamiento y la calidad de marcha se nota más ligera, la suspensión trabaja de buena manera, aunque en Ioniq la caída en imperfecciones y al pasar un tope es mucho más suave, pero nada que reprocharle al japonés pues también lo hace de buena manera.

Si hablamos de la dirección Prius comunica mucho mejor en ángulo de giro que vayamos a realizar siendo más rígido que Ioniq, esto ayuda al momento de tomar una curva a velocidad pues no tendremos que ejercer tanta presión al volante para realizar la acción, por su parte el coreano posee una dirección más dócil que nos priva un poco más de la percepción de giro.

Cabe destacar que este tipo de vehículos no siempre hacen uso del motor eléctrico, pues el motor de combustión será el encargado de ofrecer el empuje suficiente al ir por encima de los 70 km/h en ambos casos, en donde, por debajo de esta velocidad y en ralenti el propulsor eléctrico comenzará su proceso de carga de forma automática y por debajo de los 20 km/h, que es la velocidad promedio de la Ciudad de México debido al tránsito excesivo, el vehículo se moverá en modo 100% eléctrico, ideal para las personas que utilizan su vehículo como transporte privado de pasajeros, ¿no creen?.

Ioniq por su parte y en su versión mas cara nos ofrece asistencias a la conducción que ayudan al usuario a reducir en gran medida el porcentaje de sufrir un accidente, pero recuerda que no debes confiarte de ello, pues solo es una ayuda, en ningún momento podemos tomar estas innovaciones tecnológicas como el inicio de una conducción automatizada. Así es que por favor suelta el celular y conduce con cuidado.

Conclusión

Hyundai reinterpreta la fórmula que tanto éxito le ha dado a Toyota, pero añade algunos toques personales como una carga extra de tecnología, además de un diseño más vistoso, así como diversos elementos que se modificaron sutilmente en este facelift para hacer sinergia y erradicar un poco las debilidades del Ioniq anterior.

Por otra parte, tenemos a un veterano Prius que lleva mucho más tiempo en el mercado, siendo Toyota una de las marcas que más fuerte han apostado en el desarrollo de vehículos con movilidad híbrida.

Si nos ponemos a pensar acerca de cuál de estos dos sería la compra más inteligente, tenemos que Prius es un vehículo que ofrece mejor rendimiento a menor costo, la apuesta ganadora al momento de elegir un vehículo de estas características, por lo que se convierte automáticamente en el ganador de este frente a frente, pues la relación valor-precio resulta la carta fuerte del actual rey del segmento.

Por otro lado, si buscas mayor tecnología y elementos de seguridad, Ioniq resulta una excelente propuesta al incluir una serie de amenidades y asistencias que harán tus viajes aún más placenteros.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos