Novedades

Los vehículos autónomos no son tan efectivos; solo evitan un tercio de los accidentes

Según el IIHS, los vehículos autónomos solo pueden evitar un tercio de los accidentes de tráfico.

Los vehículos autónomos no son tan efectivos; solo evitan un tercio de los accidentes

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Seguros para la Seguridad de las Carreteras -IIHS-, los vehículos autónomos solo pueden evitar un tercio de los accidentes viales, mismos que son producto de los errores humanos.

Evidentemente, este reporte no coincide con los pronósticos sobre esta tecnología, en la que se presume que los accidentes automovilísticos algún día podrían ser cosa del pasado.

Si bien los autos totalmente autónomos identifican los riesgos mejor que las personas, pero esto por sí solo no evitaría la mayor parte de los choques. Para que esta tecnología sea completamente efectiva, tendrían que programarse específicamente para priorizar la seguridad sobre la velocidad y la conveniencia.

Para estimar cuántos accidentes podrían continuar ocurriendo si los autos autónomos están diseñados para tomar las mismas decisiones sobre el riesgo que los humanos, los investigadores del IIHS examinaron más de 5,000 accidentes reportados en Estados Unidos.

Tras revisar los casos, el IIHS los dividido en cinco categorías:

  1. Los errores de "detección y percepción" incluyeron cosas como distracción del conductor, visibilidad impedida y no reconocer los peligros antes de que fuera demasiado tarde.
  2. Se produjeron errores de "predicción" cuando los conductores juzgaron mal una brecha en el tráfico, calcularon incorrectamente qué tan rápido iba otro vehículo o hicieron una suposición incorrecta sobre lo que iba a hacer otro usuario de la carretera.
  3. Los errores de "planificación y decisión" incluyeron conducir demasiado rápido o demasiado lento para las condiciones del camino, conducir agresivamente o dejar muy poca distancia de seguimiento del vehículo que se encuentra adelante.
  4. Los errores de "ejecución y rendimiento" incluyeron maniobras evasivas inadecuadas o incorrectas, sobrecompensación y otros errores en el control del vehículo.
  5. La "incapacitación" implicaba discapacidad debido al uso de alcohol o drogas, problemas médicos o quedarse dormido al volante.

Los investigadores también determinaron que algunos choques eran inevitables, como los causados ​​por una falla del vehículo, como el estallido de un neumático o un eje roto.

Considerando que los vehículos autónomos evitan los accidentes causados por errores de percepción o la incapacitación de los conductores, estos solo evitarían el 24 por ciento y 10 por ciento, respectivamente; los investigadores concluyeron que los vehículos autónomos sólo serían capaces de evitar un tercio de los accidentes que se producen.

Para lograr una tasa de cero accidentes todos los vehículos en la carretera deberían de ser autónomos y equipados con sensores que funcionen perfectamente y sistemas sin fallas.

Por su parte, Los dos tercios restantes aún podrían ocurrir a menos que los vehículos autónomos también estén programados específicamente para evitar otros tipos de errores de predicción, toma de decisiones y rendimiento.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas