Prueba de Manejo

Audi A6 2019 a prueba, es excepcional y su único pecado es ser un sedán

Es lujoso, refinado y muy avanzado tecnológicamente, en una palabra… Brillante, pero ¿tiene futuro?

Audi A6 2019 a prueba, es excepcional y su único pecado es ser un sedán

El A6 es un modelo muy importante para Audi, me refiero en particular a la segunda generación, que dicho sea de paso fue la primera que que conocimos en México, hace ya más de dos décadas. Sus formas redondeadas sirvieron de base para establecer el lenguaje de diseño que permeó a todos los modelos de la gama, justo en un momento en que la marca empezaba a posicionarse exitosamente en la mente de los consumidores como un rival frontal para BMW o Mercedes-Benz.

Es cierto que no se trata del buque insignia, ese trabajo corresponde al imponente A8, sin embargo, el A6 si había jugado un papel trascendental en la estrategia de producto de Audi, por lo menos hasta que el A7 y las SUVS aparecieron en escena.

Lo anterior significa entonces, que esa posición de relevancia que alguna vez tuvo el A6 parece estar desapareciendo poco a poco, más por cuestiones de tendencias del mercado que atribuibles a este sedán, que dicho sea de paso es un producto excepcional.

Un poderoso V6 Mild Hybrid

El Audi A6 2019 emplea la plataforma MLB Evo, de Grupo Volkswagen, misma que comparte por lo menos dentro de casa con productos como A7, Q7, A8 y Q8 e incluso E-Tron. Esto quiere decir entonces, que se trata de un producto sofisticado, sólido y con tecnología de última hornada.

Mecánicamente recurre a un V6 de 3.0 litros TFSI con 340 hp y 369 lb-pie que se complementa con un sistema eléctrico de 48 volts, mismo que apoya en situaciones muy específicas como al arrancar o al acelerar a fondo, eliminando cargas excesivas en el motor, y por lo tanto, mejorando las cifras de emisiones y consumos.

Dicho sistema también se encarga de proveer de energía a ciertos accesorios y al ser mucho más grande que una marcha tradicional, mejora sustancialmente el funcionamiento del Start & Stop.

Por su parte, la transmisión es S-Tronic de doble clutch y siete velocidades, mientras que la tracción, como no podía ser de otra forma en un Audi de altos vuelos, es enviada a las cuatro ruedas vía el sistema quattro.

Audi A6 2019 - frente

Agresivo e imponente

Si bien, el A6 2019 es un sedán, uno de los formatos más golpeados ante la creciente demanda de SUVs, ello no quiere decir que su diseño sea aburrido.

Está bien, no es tan atrevido como el A7, pero se ve agresivo e imponente, y tiene personalidad bien definida. La parrilla es inmensa, muchos podrán incluso pensar que demasiado grande, pero es innegable que le da una apariencia amenazante.

Los trazos son fluidos y bien definidos, y en la parte trasera se nota una evolución muy lógica en comparación con el modelo anterior.   

Quizá aquí el único pero, es que los sedanes de Audi ya se parecen demasiado, para ojos no entrenados diferenciar al A8 de sus hermanos menores A6 y A4 es cada vez más complicado.

Interior familiar, quizá demasiado

En el interior, el Audi A6 2020 resulta demasiado familiar, por no decir idéntico, en comparación con la cabina de un A7 o Q8. Lo anterior no es precisamente un problema, es sólo que sentado en el asiento del conductor va a costar trabajo diferenciar uno de otro.

Por su parte, la calidad de materiales, ensamble y ergonomía son sobresalientes, mientras que el sistema de info – entretenimiento compuesto por un juego de tres pantallas que funcionan de manera complementaria es magnífico. Al centro del tablero encontramos un display de 10.1 pulgadas encargado de labores como; navegador, configuración del auto o sistema de audio, mientras que en la parte inferior hay otra de 8.6 pulgadas también táctil y que suma feedback háptico desde donde se controlan funciones como el clima o los modos de conducción.

Este par de pantallas es denominado por Audi como MMI Touch y funcionan en armonía con el espectacular Virtual Cockpit de 12.32, en conjunto hacen uno de los mejores sistemas de info – entretenimiento de la actualidad.

Evidentemente al tratarse de un sedán de lujo, está repleto de amenidades y detalles de buen gusto, empezando por los asientos forrados en una combinación de cuero y alcántara, volante multifunción con la parte inferior achatada, insertos en aluminio cepillado por doquier, ah y eso sí, una gigantesca aplicación en terminación negro piano justo al centro del tablero, que por supuesto, se ve muy bien, pero que como sabemos, va a costar trabajo mantenerla en buen estado.

La parte trasera es muy amplia, comodísima, el Audi A6 2019 es un auto perfecto para uso ejecutivo, eso sí, vale más la pena que solo viajen dos y disfruten de una cabina silenciosa, agradable y sofisticada.

Su carta de triunfo, el manejo

Como ya lo suponía, tras el volante, el Audi A6 es excepcional, una delicia. Por principio de cuentas, es tan ágil y rápido que con frecuencia te hace olvidar que se trata de un sedán de prácticamente 5 metros lleno de lujo y confort.

Hay potencia de sobra sin importar la circunstancia, y gana velocidad con una facilidad sorprendente, tanto así que pareciera ser mucho más poderoso de lo que en realidad es, según la ficha técnica. El V6 es un gran motor y te garantizo, no vas a necesitar o extrañar un ocho cilindros.

La dirección es ligera y muy rápida, mientras que los frenos son firmes y transmiten mucha seguridad, asimismo la suspensión tiene una calibración ligeramente más orientada al confort, pero que permite un manejo alegre, incluso agresivo sin ningún problema.

En pocas palabras puede ir rapidísimo, aunque parece sentirse más cómodo en autopistas de alta velocidad, sin que ello signifique que no lo pueda hacer muy bien en caminos sinuosos.

Por su lado, la calidad de macha es impecable, no hay ruidos, está perfectamente bien aislado tanto de ruidos de rodamiento, como de trabajo mecánico o producidos por el viento.

Audi A6 2019 - trasera

Conclusión

El Audi A6 es un producto brillante, el manejo que ofrece es en verdad impecable y cuenta con toda la tecnología tanto de confort como de conectividad que podrías pedir en un auto de su categoría y precio. Simplemente no hay manera de llevarte una decepción aquí.

El problema entonces radica en que, por un lado, el A7 es igual de bueno en cuanto a manejo se refiere, ofrece exactamente el mismo planteamiento mecánico y mismas prestaciones a nivel de tecnología, con la diferencia que su diseño está más alineado a los requerimientos y gustos del mercado actual.

Por otro lado, a nivel visual, el A6 se diferencia poco de sus hermanos A8 y A7, mientras que por último, el segmento premium se está moviendo más hacia las camionetas y solamente en casa la competencia ya es durísima con Q7 y Q8.

Por lo anterior, el otrora sedán icónico de la marca de los cuatro aros parece enfilarse hacia un futuro incierto, aun cuando, como producto, es maravilloso.

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos