Prueba de Manejo

Frente a Frente: Chevrolet Cavalier 2020 vs Volkswagen Virtus 2020

Te decimos cuál es mejor compra.

Frente a Frente: Chevrolet Cavalier 2020 vs Volkswagen Virtus 2020

En este frente a frente tenemos dos subcompactos sedanes muy similares entre sí por la mecánica, equipamiento que ofrecen, entre otras muchas cosas que irás descubriendo a lo largo de esta nota.  

En tamaño son muy parecidos, el Volkswagen Virtus mide 4.48 m de largo mientras que el Chevrolet Cavalier 4.54 m, es decir, éste último es 6 cm más grande. El Virtus llegó a México en agosto de este año y el Cavalier hace dos años, pero para el modelo 2020 recibió una actualización en equipamiento que le hacía mucha falta.

Comparación datos técnicos

Una manera fácil de notar qué te ofrece un auto con respecto a otro, es usando un cuadro comparativo. Nosotros hicimos uno de datos técnicos, revísalo a continuación, donde te señalamos la diferencia que hay entre ambos sedanes.

Virtus

Diferencia

Cavalier

1.6 L 4 cil.

100 cc

1.5 L 4 cil.

110 Hp

3 Hp

107 Hp

114 Lb-pie

14 Lb-pie

104 Lb-pie

Aut. 6 vel.

Igual

Aut. 6 vel.

Frenos: disco y tambor

2 discos

Frenos: disco 4 ruedas

4 BA, ABS, ESP

Igual

4 BA, ABS, ESP

$295,990 pesos

$51,910 pesos

$347,900 pesos

Como pudiste ver con esta simple comparación, la relación precio-seguridad-prestancia mecánica es superior en el Volkswagen Virtus, el costo-beneficio es mejor en el alemán pues te da más por menos. Si quisieras lo mismo en el Cavalier tendrías que pagar más de 50 mil pesos para obtenerlo, siendo ésta la diferencia monetaria entre un modelo y otro en las versiones más equipadas.

¿Por dentro cuál es mejor?

En este apartado encontramos que el sistema de infoentretenimiento es muy completo en ambos modelos, es a color y con una pantalla táctil. Sin embargo, ésta es más grande en el Cavalier (7”) comparada con la del Virtus (6.5”), al mismo tiempo tiene mejor visualización y ofrece compatibilidad con Apple Carplay; pero no con Android Auto. Aspectos que sí encontramos en el vehículo alemán.

Respecto a calidad de materiales, en el Cavalier se perciben superiores a los del Virtus, pues, aunque los plásticos en ambos son suaves al tacto, hay uno del Virtus en la parte media de la consola que es duro y brilloso. En cuanto a las vestiduras en asientos, éstas son de tela en el Virtus mientras que en el Cavalier son de piel; en los dos encontramos la palanca de cambios como el volante forrados en cuero.

Finalmente, los espacios en columna central del Virtus son variados pero pequeños con dos portavasos, en el caso del Cavalier son más grandes, cuenta con descansabrazos e incluso un detalle bien pensado es la conexión USB del smartphone que queda oculto en la parte media de la consola, caso contrario con el Virtus que el cable queda a la vista y colgando. La ergonomía para los ocupantes es buena para piernas y cabeza en los dos coches, pero el Cavalier es más generoso a lo ancho con mejor espacio para los hombros con tres ocupantes. Por todo lo anterior en el auto de la marca del corbatín es el ganador.

¿Qué tal el espacio de carga?

La cajuela en un sedán es un factor importante al momento de elegir cuál modelo comprar, por ello hicimos una prueba de volumen de carga. Si bien los números en la ficha técnica nos dicen que la del Cavalier (405 L) es más que pequeña comparada con la del Virtus (521 L), quisimos verlo con nuestros propios ojos, cargándole varias cosas y analizamos las prestaciones de cada uno.

Lo que encontramos es que la cajuela del Virtus sí es más amplia, pero además ofrece ciertas amenidades que se agradecen, en seguida te decimos cuáles. Los asientos de la segunda fila se pueden plegar para llevar objetos largos (en el Cavalier son fijos), el piso de la cajuela tiene un segundo nivel para hacerla más grande, además cuenta con un seguro para que una vez abierta la tapa de la cajuela no se cierre, si alguien se recarga o si el auto está en una pendiente (éstas dos últimas prestaciones no las encuentras en el Cavalier) y finalmente el Virtus posee una llanta de refacción de rin normal (en el Cavalier es de emergencia).

La conducción....

Estando al volante de ambos modelos notas claras diferencias, si bien mecánicamente son muy similares, cada uno tienes sus pros y sus contras.

En el tema de la aceleración tenemos que el Virtus se siente más ligero, más rápido y con una mejor entrega de torque. Por ejemplo, en una pendiente el alemán trepa sin problema sin necesidad de forzarlo, caso contrario en el Cavalier, se tiene que sobre revolucionar un poco el motor para que el vehículo ascienda a la misma velocidad. Al momento de acelerar sientes la buena respuesta que te da el Virtus, te da confianza poderte incorporar a una carretera con facilidad, cosa que el Cavalier le sufre un poquito para darte dicha prestancia. En ambos modelos al momento de sacarles jugo al motor, notas el trabajo de insonorización en los dos, que hemos de decir es superior en el Virtus, el ruido se mete menos en este vehículo.

Sobre comportamiento en situaciones de estrés tenemos que los dos se sienten estables, bien equilibrados; no obstante, la suspensión del Virtus es más confortable pues es menos dura y al mismo tiempo más alta por lo que pasas topes sin problema, caso opuesto en el Cavalier, tienes que pasarlos de lado con cuidado porque seguro va raspar la carrocería y debes tener más cuidado con los hoyos (que están a la orden del día) y si no viste uno se siente horrible. La dirección por su parte es más directa-rígida a altas velocidades en el Cavalier, transmite más lo que sucede en el eje delantero al realizar los giros y trazando curvas (la del Virtus no es mala, pero retroalimenta mejor la del Cavalier).

En el manejo percibimos en general mejor al Virtus, sale como el vencedor, se siente más ágil, menos pesado, con una buena aceleración. La suspensión es cómoda, alta, muy suave pensada para los caminos deformes de cualquier urbe en nuestro país. Si bien nos gusta más la dirección en el Cavalier, la del Virtus no se siente artificial para nada, por lo que no sentimos seguros manejándolo.

¿Cuál te da mejor rendimiento?

Con el precio de la gasolina hoy en día, un auto con un rendimiento razonable siempre será una buena elección por ello a ambos coches les hicimos una prueba de consumo combinado.

Para la prueba recorrimos tramos de ciudad como carretera, cargamos tanque lleno y después de recorrer unos kilómetros, regresamos a la misma gasolinera donde rellenamos el depósito para descubrir cuántos litros consumió cada uno. Antes de pasarte a darte los resultados, tenemos que aclarar que usamos el clima todo el tiempo, nunca superamos los 120 Km/h y ambos coches recorrieron la misma ruta juntos.

Manejamos un total de 148.8 km, al Virtus le entraron 12.20 litros mientras que al Cavalier 11.55 litros, esto es una diferencia de consumo de más de medio litro, 0.65 litros para ser exactos. Entonces haciendo la aritmética tenemos que el alemán ofrece un rendimiento combinado de 12.19 Km/l mientras que el estadounidense de 12.88 Km/l. La diferencia quizá es mínima pero los números son fríos, el Cavalier gana en este apartado por ofrecer mejor rendimiento.

¿Cuál es el vencedor?

Pues si leíste a conciencia toda la nota y fuiste haciendo tus conclusiones comparando ambos autos, así como contemplando los resultados de las pruebas. Tenemos que el Cavalier, ofrece buen rendimiento, da mejor confort a sus ocupantes, pero se queda corto ofreciendo una mejor prestancia de manejo, así como un menor espacio en cajuela.

Si bien ambos autos ofrecen lo mismo en seguridad (aunque el estadounidense no tiene cabecera para el tercer pasajero en plazas traseras) y en los dos encuentras equipamiento similar, el Cavalier a diferencia del Virtus te da vestiduras de piel, un quemacocos, monitor de presión de llantas y sistema Start/Stop por 50 mil pesos más que el Virtus en la variante Premier probada. Aspectos que se pueden prescindir y no es imperioso tenerlos. El Virtus entonces es el triunfador de este frente a frente te da más por tu dinero, una seguridad aceptable, buen manejo, una cajuela amplia-funcional, buena conectividad y un equipamiento completo, ideal para viajar cómodo por un menor precio.

Sin embargo, no todos son malas noticias si deseas comprar aun así el Cavalier porque no te gusta el Virtus, la compra equilibrada del mismo es la versión LT con un precio de $324,200, que trae todo lo de la Premier, pero sacrificas la piel y las otras cosas antes mencionadas.   

Chevrolet Cavalier vs Volkswagen Virtus - Te decimos cuál elegir

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos