Industria

¿Qué rumbo ha tomado la huelga de General Motors?

Está cumplirse un mes de que las plantas de Estados Unidos detuvieron su producción.

¿Qué rumbo ha tomado la huelga de General Motors?

Cuando todo parecía que la huelga de General Motors tenía un rumbo positivo, las conversaciones para un nuevo contrato laboral de cuatro años dieron un giro radical después de que la United Auto Workers rechazó la última oferta del fabricante de automóviles.

GM hizo una oferta al sindicato que básicamente repitió una que la UAW había rechazado anteriormente, dijo Terry Dittes, vicepresidente de la UAW a cargo del departamento de GM, en una carta a los miembros.

Dittes dijo que la UAW hizo una oferta el sábado a GM que cubría salarios, bonos de firma, seguridad laboral, participación en las ganancias y otros asuntos. Dijo que GM respondió el domingo por la mañana con su contraoferta, que "no hizo nada para avanzar en una gran cantidad de problemas".

Por su parte, GM dijo en un comunicado que estaba comprometido a negociar para llegar a un acuerdo. La huelga de General Motors comenzó el 16 de septiembre con sus 48,000 miembros de la UAW que buscan un salario más alto, una mayor seguridad laboral, una mayor parte de las ganancias del fabricante de automóviles y la protección de los beneficios de atención médica.

Una cuestión clave es el montaje de futuros vehículos. La UAW quiere que GM se comprometa con los productos futuros que construirá en varias plantas más allá de lo que se ofrece actualmente. Los funcionarios de GM dijeron anteriormente que las tasas laborales de la compañía de Detroit son las más altas de la industria y que necesita la capacidad de construir algunos vehículos en otros mercados para mantener bajos los costos.

Justo antes de que comenzara la huelga, dijo que su oferta a la UAW incluía planes para invertir más de $7 mil millones de dólares en sus plantas estadounidenses durante la vigencia del acuerdo. GM también dijo que tenía "soluciones" para las plantas de ensamblaje de Lordstown, Ohio y Detroit donde anteriormente había dicho que dejaría de fabricar vehículos.

A su vez, la UAW quiere que GM cambie el trabajo de ensamblaje de vehículos de otros países como México y China.

Los analistas estiman que la huelga le costará a GM más de $1,000 millones de dólares, mientras que estima que ha perdido la producción de 118,000 vehículos hasta el 2 de octubre de 2019.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos