Prueba de Manejo

Jeep Gladiator 2020 a prueba, un Wrangler con mucho espacio de sobra

La nueva pickup de FCA demuestra ser una verdadera todoterreno.

Jeep Gladiator 2020 a prueba, un Wrangler con mucho espacio de sobra

La historia de Jeep está llena de pickups

Tras varios años de ausencia en el segmento de los pickups Jeep decide regresar a incursionar en él con el regreso de una vieja conocida, Gladiator, un pickup que brilló en el año de 1963 siendo el que más tiempo duró en producción y que después tomó el nombre de J-Series.

Pero claro que éste no es el único ejemplar con batea lanzado por Jeep, pues todo comenzó en 1947 cuando Willys Overland (compañía creadora de la marca Jeep), fabricó el Willys Jeep Pickup, una camioneta de una tonelada con tracción en las cuatro ruedas que tenía como base el Willys CJ-2A, el primero llevado a líneas de producción y que estaba inspirado en los Jeep de la segunda guerra mundial.

Desde ese entonces Jeep se dio a la tarea de ofrecer a los usuarios un modelo con carrocería pick up dentro de su gama de opciones, con un tiempo de vida de cada modelo de aproximadamente 20 años, siendo el Comanche, el último fabricado por la marca.

Éste tenía como base la plataforma del Cherokee y nos dejó ver un diseño deportivo y atractivo para la época dorada de los pick ups, pues la demanda se acrecentaba y los usuarios se encontraban en la búsqueda de un ejemplar que pudiera ofrecer bondades tanto dentro como fuera del asfalto, lamentablemente dejó de comercializarse en 1992, dejando un hueco en el catálogo que vendría a resucitar el nuevo Gladiator en el año 2019.

Si bien se tenía planeada su introducción en el año 2005, esto no pudo ocurrir debido a la crisis económica que se vivía en aquel momento, en donde no solo este, sino muchos proyectos más fueron cancelados, por lo que tuvimos que esperar 13 años más para que FCA pudiera concretarlo.

¿Un Wrangler pickup?

Al observar a la Gladiator, es probable que pensemos que es simplemente un Wrangler Rubicon con batea, pero esto va más allá pues existen ligeros cambios estéticos que, aunque no son tan perceptibles, ayudan a mejorar el desempeño de esta pickup.

Primero que nada, encontramos la clásica parrilla de siete ranuras que presumen de una mayor amplitud con el claro objetivo de mejorar la refrigeración del motor; en segundo término, tenemos que la distancia entre ejes del Gladiator es 49 centímetros mayor al Wrangler debido a la inclusión de la batea, misma que mide 1.5 metros de longitud, logrando un tamaño adecuado para transportar accesorios de camping, motos, equipaje, solo por mencionar algunos ejemplos.

 

La Gladiator posee una capacidad de carga de 720 kg y la caja está protegida por un recubrimiento en “spray” (Bedliner) para incrementar su durabilidad, además de contar con una cubierta plastificada con mecanismo enrollable para salvaguardar tus pertenencias. Si hablamos de la capacidad de arrastre, ésta logrará el desplazamiento de 3,470 kg.

Así como en Wrangler, la carrocería del Gladiator permite que las puertas y techo se desmonten, que el parabrisas se pliegue e incluso optar por colocar un techo de lona. De igual forma existe una serie de aditamentos firmados por Mopar para que la puedas personalizar de acuerdo a tus gustos o estilo de vida.

Puertas adentro…

Al igual que la nueva generación de Wrangler mantiene el mismo estilo que combina buena calidad de materiales y ensamble, diseño atractivo, buena distribución de mandos y botonería, así como elementos distintivos con pespuntes en color rojo, que en ningún momento sacrificarán el confort y harán agradable la estancia en el interior, a pesar de considerarse un vehículo rudo o “de batalla”.

Si hablamos del info-entretenimiento, este está a cargo de la cuarta generación del sistema Uconnect que es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, y podrá ser operado mediante una pantalla táctil de 8.4 pulgadas, además de acompañar el trayecto con un sistema de audio premium de nueve bocinas y un subwoofer firmado por Alpine. Por si esto fuera poco, detrás de la segunda fila de asientos encontraremos una bocina inalámbrica con conectividad Bluetooth, que fungirá como altavoz o como sistema de carga para tus dispositivos.

Apartado mecánico

El único motor disponible por el momento es el ya conocido Pentastar V6 de 3.6 litros capaz de generar 285 caballos de fuerza y 260 Lb-pie de torque, equipado con una caja automática de ocho cambios; aunque no se descarta la posibilidad de incorporar más adelante una con motor V6 Ecodiésel de 3.0 litros y 260 Hp, que podría ver la luz entrado el año 2020.

Off Road de forma segura

Posee bolsas de aire frontales y laterales, cámara delantera para maniobras off-road, cámara trasera de estacionamiento, control crucero adaptativo, frenos de disco con sistema ABS, sensor de punto ciego, alerta de tráfico cruzado, sensores de estacionamiento, asistente de frenado, control de estabilidad y de tracción, control de estabilidad para remolque y asistente de arranque en pendientes.

Manos al volante…

En esta ocasión decidimos elegir las instalaciones de Off Road Park para probar dentro del circuito todas las capacidades de esta gladiadora, en donde comenzando con lo más sencillo que fue el descenso en pendientes notamos lo ágil que resulta realizar estas maniobras incluso siendo un vehículo de grandes dimensiones, pues se nota siempre esa sensación de seguridad y suavidad al bajar a pesar de el ángulo de inclinación que en este caso fue de 60 grados.

Algo que hay que considerar es el ángulo de giro del vehículo que debido a sus dimensiones es obviamente más limitado a un Wrangler, por lo que hay que estar al pendiente y espejear constantemente para evitar impactar con algún objeto. Otra cuestión a destacar es que al tener una distancia entre ejes que es mucho mayor la batea podría rozar al momento de descender, aquí mi recomendación es ser cuidadoso de hacerlo de la manera más suave para evitar maltratar, raspar o atorar la defensa trasera.

Posteriormente pasamos a subir en terrenos inclinados con un ángulo de 45 grados, en donde con ayuda del asistente de arranque en pendientes, el sistema 4 Low de la palanca y una aceleración constante el vehículo sube sin hacer mayor esfuerzo, en este caso no llevábamos ningún tipo de carga en la batea lo que motivó a que la subida fuera en extremo sencilla pero si llevamos algo de peso, debemos tener siempre en mente que esto hará que tengamos que requerir de mayor potencia y sobre revolucionar el motor para lograr el ascenso esperado.

 

Para continuar con la ruta de pruebas llegamos a una zona de inclinación lateral de 40 grados en donde pusimos a prueba la gran estabilidad del vehículo pues al tener cierto grado de inclinación pudiéramos pensar que podría voltearse, pero no lo hará y en ningún momento se siente inseguridad, aunque si llevas objetos en la batea deberás tener en cuenta el realizar la sujeción de los mismos para evitar que caigan en el camino.

Llegamos a la zona de grietas en donde lo más importante para realizar este ejercicio es no caer en las zanjas, al contrario, las llantas siempre deberán pasar por las zonas más altas de las grietas, es decir por las piedras o terracería, así evitaremos lastimar la carrocería y sus componentes; aquí es en donde podremos probar finalmente tanto a la suspensión como el sistema 4x4, pues vamos a requerir de la potencia suficiente en cada una de las ruedas para mantener el vehículo estable y sentirnos seguros de que no va a resbalar.

Para realizar esto activaremos el sistema de bloqueo de diferencial trasero ubicado en la parte baja de la consola central, aquí debemos tener paciencia con el acelerador y el freno, pues necesitamos del torque suficiente para subir, pero a la vez estar pendiente de frenar de forma precisa al descender y evitar que la carrocería caiga con todo su peso. Esto pudiera ser muy sencillo, pero requiere de toda la atención y habilidad para realizarlo de la forma correcta.

Ahora, llegó el momento de un ligero chapuzón, pues sometimos a la Gladiator a una zona de encharcamiento con una altura de 80 centímetros, cuestión más que sencilla para las capacidades de este pickup, pues la toma de aire se encuentra en la parte más alta del propulsor (a la altura de los faros aproximadamente) lo que hace continuar trabajando al motor de manera óptima y sortear el agua sin problemas. Ahora que, si deseas meter tu Gladiator o cualquier otra unidad de Jeep a encharcamientos con mayor altura, deberás adquirir un snorkel (o respirador) para que el filtro de aire no sufra daño alguno.

Conclusión

Aunque tuvieron que pasar casi 27 años para que Jeep pudiera incursionar nuevamente en el segmento de los pick ups, el tiempo de espera ha valido la pena, pues porponer un ejemplo, si la comparamos en precio con una RAM 1500 Limited la diferencia será de aproximadamente $10,000 pesos, aunque claro, por obviedad ambas tienen propósitos diferentes, pues mientras Gladiator goza de un sistema 4x4 y capacidades off-road extremo, RAM ofrece lujo y comodidad como sus cartas más fuertes. Por otro lado, tenemos a otro ejemplo, la Volkswagen Amarok, que costando 200 mil pesos menos se podría considerar un vehículo más enfocado hacia el trabajo, y no tanto a la aventura o el lujo.

Con esto podemos deducir que de acuerdo a tus necesidades y estilo de vida tienes un gran abanico de opciones a elegir si estás considerando la compra de un pick up.

Jeep Gladiator - Una pickup en las rocas

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos