Prueba de Manejo

SEAT Tarraco 2019 a prueba, un SUV de 7 plazas que marca el futuro de la firma española

Comodidad, espacio y tecnología, sus cartas más fuertes.

SEAT Tarraco 2019 a prueba, un SUV de 7 plazas que marca el futuro de la firma española

Antecedentes

Hasta hace poco tiempo, SEAT no había tenido la oportunidad de ofrecer una gama completa de camionetas y es hasta ahora cuando los utilitarios se encuentran en su pleno apogeo que la firma situada en Matorell ha decidido aprovechar la oportunidad con base en las necesidades de los usuarios para completar su abanico de opciones.

Anteriormente solo conocíamos ejemplares como SEAT Alhambra una minivan que vio la luz en 1996 y aún se sigue vendiendo en Europa y, SEAT Altea, un monovolumen que más bien era un León de segunda generación con centro de gravedad alto, producida del 2004 al 2015.

SEAT Alhambra 

SEAT Altea

Posteriormente se dio entrada a Ateca, en el año de 2016, que llegaría para completar la gama de productos de la marca y desencadenaría una serie de nuevos ejemplares que irían cubriendo cada uno de los huecos de este competido segmento.

En 2017 llegó Arona, un SUV fabricado bajo la misma plataforma de Ibiza y posteriormente SEAT Tarraco, este SUV de siete pasajeros para quien busca mayor amplitud, comodidad y espacio de carga.

El nombre está inspirado en la ciudad de Tarragona, en donde mediante una encuesta realizada por la marca, los fans fueron los encargados de elegir el nombre que tendría esta nueva camioneta.

Un nuevo lenguaje de diseño

SEAT Tarraco nos anticipa el look de los futuros modelos de la marca, destacando un frontal con una parrilla cromada en forma trapezoidal, faros más delgados con tecnología Full LED y luz diurna en forma triangular, así como faros de niebla redondos y líneas de carácter bien marcadas en el cofre. En la parte trasera lo más vistoso es la zaga que se une por encima del logo del portón de la cajuela, mientras que en los laterales resalta el calzado de 19 pulgadas con configuración bitono.

Este vehículo, así como su primo germano el Tiguan, Tarraco está montada sobre la plataforma MQB A+ y es fabricado en la planta de Wolfsburg perteneciente a Grupo Volkswagen, lo que quiere decir que las unidades que se comercializan en México vienen directamente desde Alemania.

Impulsado por…

Para el tren motriz se eligió al viejo conocido pero muy efectivo 1.4 litros de 4 cilindros que genera 150 caballos de fuerza y 184 Lb-pie de torque, la tracción viene de las ruedas delanteras y la transmisión está a cargo de una automática de doble clutch de seis cambios (DSG).

El sprint de 0 a 100 km/h lo realiza en 9.4 segundos, mientras que ofrece una velocidad máxima de 200 km/h.

Además de esto cuenta con cuatro modos de manejo: modo Eco, para un óptimo rendimiento de combustible, Normal para el uso diario, Sport para exprimirle todo el jugo al motor y ofrecer el mejor desempeño dinámico del vehículo y modo Individual que podrás configurar de acuerdo a tus preferencias.

Puertas adentro, está muy bien equipada

En esta ocasión es importante destacar que la versión que tuvimos a prueba corresponde a la tope de gama, denominada Xcellence con un precio de $575,300 pesos, que viene dotada de mucha tecnología para el mayor confort posible.

El interior a mi gusto es simple pero muy armónico, y cada elemento se encuentra situado de la forma adecuada para hacer uso de las amenidades. El tablero es digital y equipa una pantalla de 10.25 pulgadas (26 cm), mientras que el sistema de info-entretenimiento ve un crecimiento incluyendo una pantalla flotante de 8 pulgadas compatible con Apple CarPlay y Android Auto, que ahora carece de botonería, únicamente permanecen las perillas de encendido y control de volumen, cuestión que se agradece por temas de practicidad al usuario. El sistema de audio está compuesto por un set de 12 altavoces con subwoofer firmado por Beats Audio.

Posee climatizador automático bi-zona con salidas de aire en la parte posterior, diversos puertos de carga USB para viajar siempre conectados. De igual manera ofrece mesas de servicio plegables (2a fila), cargador inalámbrico para smartphones, acceso con llave remoto y encendido electrónico, freno de mano electrónico con función Auto-Hold, apertura del portón de la cajuela de manera eléctrica y techo panorámico.

Si hablamos de los materiales, he de confesar que se nota una gran diferencia con respecto a su prima Tiguan, los plásticos son duros pero agradables al tacto y los insertos cromados que componen al volante, tablero y consola central le dan un toque vistoso. Los asientos están revestidos en tela en combinación con piel y alcántara para la versión más equipada.

Seguridad

Todas las versiones cuentan con siete bolsas de aire, frenos ABS, control de estabilidad, control de tracción, frenos de disco en las cuatro ruedas, diferencial electrónico autoblocante, asistencia de asenso en pendientes, alerta de punto ciego, cámara 360°, control crucero adaptativo y asistente de estacionamiento, que lo hace uno de los más equipados del segmento.

Algo que nos hubiera gustado es la inclusión del frenado automático de emergencia Front Assist y el detector de cansancio, amenidad que sí se incluyen en las versiones europeas; pero en lo personal considero que SEAT ha realizado bien este trabajo de dotarlo con casi toda la farmacia de seguridad.

Manejo

Siendo sincera al conocer el apartado técnico de la camioneta y al percatarme del tren motriz me encontraba escéptica de si realmente el 1.4 litros de 150 Hp sería suficiente para mover los más de 1600 kg que pesa, y bueno, la verdad es que no lo hace nada mal, pero a mi gusto pudiera ser una mejor opción el dotar a este vehículo del motor 2.0 litros para ofrecernos ese empuje que necesitamos al conducir sobre terrenos elevados, pues al tomar la carretera México-Toluca, se siente como el motor se va forzando y le cuesta un poco de trabajo subir. No es nada grave, pero lo que es un hecho es que ese motor 1400 funciona mejor en vehículos como el SEAT León o Ateca, que pesan 350 kg menos.

La suspensión en la parte delantera corresponde a una tipo McPherson, mientras que en la parte trasera equipa una multibrazo que la dotará de mayor maniobrabilidad y absorción al caer en un bache.

En cuanto a la dirección, que podemos decir que no comunica tan bien como deseáramos al ser tan dócil, incluso se perciben ligeras vibraciones en el volante, de ahí en fuera no tenemos objeción alguna, sin duda ofrece un buen manejo, algunas veces hasta podría decir que divertido, tratándose de un SUV de semejante tamaño, en donde el turbo lag por supuesto se hace presente, pero basta con acostumbrarse a medir el comportamiento del motor para sacarle todo el jugo posible.

Conclusiones

Es un vehículo con alto grado de seguridad, tecnológico, con buen manejo, además de ofrecer un rendimiento de combustible óptimo, pues en ciclo combinado nos otorga un aproximado de 14 km/l sin cuidar tanto la presión del acelerador, pero en situaciones controladas incluso podríamos sacarle un 15 o 20% más. Y si se lo estaban preguntando, a mi gusto es ligeramente mejor que Tiguan, aunque por supuesto esto se ve reflejado directamente en el precio de las dos versiones que componen la gama.

Hace tiempo también tuvimos la oportunidad de realizar una comparativa entre Volkswagen Tiguan y SEAT Tarraco, por lo que, si aún no te decides que modelo es el ideal para ti, solo deberás hacer click en en link para conocer a detalle a cada una de ellas.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos