Tecnología

¿Las barras de protección y defensas están hechas para cuidar al automóvil o a los pasajeros?

Esta interrogante ha sido siempre un conflicto entre fabricantes y consumidores.

¿Las barras de protección y defensas están hechas para cuidar al automóvil o a los pasajeros?

Al igual que otros componentes del automóvil, el propósito de tener una defensa es muy específico. Antes que todo hay que dejar en claro que esta parte de los vehículos, es un escudo de acero, aluminio, caucho o plástico que se monta en la parte delantera y trasera de un auto. Cuando se produce un choque a baja velocidad, la defensa absorbe el impacto para evitar o reducir el daño al automóvil. En algunos casos usan absorbentes de energía o soportes y otros están hechos con un material de espuma.

También es importante dejar en claro que la defensa de los automóviles no está destinada a prevenir o disminuir los daños a los ocupantes, para eso están otros sistemas de seguridad. En sí, el diseño y propósito de las defensas, sea cual sea el material, es reducir el daño físico en los extremos delantero y trasero de los vehículos en colisiones de baja velocidad.

En pocas palabras, las defensas están diseñadas para proteger el cofre, la cajuela, la parrilla, el escape, el sistema de refrigeración, faros y calaveras. Considerando lo anterior, estas protecciones del automóvil no están diseñadas típicamente para ser componentes estructurales que contribuyan significativamente a la resistencia a un choque del vehículo o la protección del ocupante durante las colisiones delanteras o traseras.

De acuerdo con las normas de la NHTSA de Estados Unidos, las defensas delanteras y traseras deben evitar daños a velocidades de impacto de barrera de 4 km/h en todo el ancho y 2.5 km/h en las esquinas. Esto es equivalente a un choque de 8 km/h en un vehículo estacionado del mismo peso.

Igualmente las regulaciones de este organismo, solicitan al fabricante proporcionar la protección por cualquier medio que desee. Por ejemplo, algunos vehículos no tienen una defensa sólida en los extremos del vehículo, pero cumplen con el estándar mediante protecciones y soportes en las esquinas colocados estratégicamente.

Independientemente de que si las defensas son completas o existen refuerzos que mitiguen el impacto en el automóvil, falta información sobre las capacidades de rendimiento reales de estos componentes. Si bien algunos fabricantes incluyen voluntariamente esta información de desempeño, otros la omiten.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos