Volkswagen y Ford analizan la posibilidad de formar una alianza estratégica
19/10/2018 Investigación

Volkswagen y Ford analizan la posibilidad de formar una alianza estratégica

De lograrse, sería la más grande de la industria automotriz.

Dentro del sector automotor, es muy común la creación de alianzas con el objetivo de reducir los gastos de producción y desarrollo, y así elevar las ganancias. Mientras que ciertos fabricantes sólo crean sinergias en términos operativos, como compartir plataformas o tecnologías, existen algunos que van más allá de eso y realizan una fusión o intercambio de acciones.

Uno de los más recientes ejemplos de asociaciones estratégicas en la industria del automóvil es el de Volkswagen con Ford. A partir de la firma de un memorando de entendimiento, ambas compañías se comprometieron a cooperar en conjunto en una serie de proyectos.

Aunque esta sociedad está enfocada en el desarrollo y producción de vehículos comerciales, todo indica que podría más lejos. Según algunos especialistas y analistas de la industria, predicen que tal asociación podría llegar a una fusión total.

En caso de consolidarse esta premonición, es un hecho que además de beneficiar a ambas partes, podría ser la fusión más grande de la industria automotriz. Ubicándonos en el panorama de que las dos compañías logren la sinergia, Volkswagen podría beneficiarse de las sólidas posiciones de Ford en el mercado estadounidense, especialmente en los segmentos de pickups y SUVs, mientras que Ford podría consolidarse en Europa, América Latina y China, donde actualmente la marca alemana es fuerte. De hecho, VW es la número uno en China y eso consolidó su posición como el fabricante de automóviles más vendido del mundo durante los primeros nueve meses de 2018.

Además, la dupla fabricantes lograrían compartir plataformas y ayudarse mutuamente a expandir las líneas de modelos. Por ejemplo, Ford alguna vez fue una marca pionera en las tecnologías de autos eléctricos, pero ahora se está quedando atrás de Volkswagen, que tiene un plan de electrificación agresivo. En cambio, Ford podría ayudar a VW a recuperar su imagen en los Estados Unidos después del Dieselgate, por ejemplo, con un pickup compacto basado en el Ranger .

Así, una inesperada relación entre Ford y Volkswagen podría ver un intercambio de capital, algo similar a lo que sucedió cuando Renault ayudó a rescatar al Nissan que tenia problemas económicos hace 20 años, sin embargo, es más factible que siga la ruta que Daimler ha tomado con la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

Lo que parece claro es que las conversaciones entre las dos compañías están ocurriendo en un momento oportuno, especialmente para Ford, donde Jim Hackett, CEO de la marca del óvalo, continúa reuniendo una estrategia que abordará algunos desafíos serios. ¿Se consolidará o no esta asociación? solo el tiempo lo dirá.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos