Novedades

BMW i Driving Experience 2018, híbridos y eléctricos al límite

Previo a ePrix de la CDMX, manejamos todos los BMW i e iPerformance a la venta en nuestro país.

BMW i Driving Experience 2018, híbridos y eléctricos al límite

Cuando BMW cumplió 100 años, presentó al mundo la estrategia Number One Next con la que dejaba en claro su intención de convertirse en una firma líder en tecnologías sustentables con el medio ambiente y desde entonces hemos visto como su gama de vehículos híbridos y eléctricos cada día se nutre más.

Pero no todo queda ahí, ya que, para acelerar su evolución tecnológica, BMW traslada esta filosofía a las pistas, más en específico a la Fórmula E, donde hasta la presente temporada mantiene una alianza estratégica con la escudería MS&AD Andretti.

Es así, que previo al Ciudad de México ePrix 2018 (quinta fecha en el calendario), celebrado en el Autódromo Hermanos Rodríguez, la marca alemana aprovechó el espacio para realizar el primer BMW i Driving Experience, donde puso a disposición de la prensa y algunos invitados toda su gama de eléctricos e híbridos actualmente a la venta en México.  

Si alguien te retara a realizar un ejercicio de slalom con el citadino BMW i3 ¿te animarías? probablemente pensarías dos veces tu respuesta. Pues bien, precisamente este fue el primer auto al que tuvimos acceso y sorprendentemente, arrancó una expresión de sorpresa unánime, ya que el pequeño eléctrico demostró que, pese a su carrocería de monovolumen urbano, puede zigzaguear a altas velocidades, una y otra vez con pleno control.

Esto no debe de tomarse por sorpresa, ya que, por su construcción, donde las baterías están en el piso, su centro de gravedad es mucho más bajo en relación a la enorme mayoría de los automóviles a combustión interna del mercado. A esto habría que agregarle un peso contenido, obtenido a través de la utilización masiva de materiales ligeros.

El siguiente en la lista era el sorprendente BMW i8. Aquí, el ejercicio era al más puro estilo de las pruebas de licencia de Gran Turismo, ya que teníamos completar de ida y vuelta un circuito delimitado por conos, donde la principal tarea era, obviamente no tirarlos, al mismo tiempo de conseguirlo en el menor tiempo posible.

En este escenario, el i8 no solo asombra por su excelente desempeño dinámico, sino también por el sonido emanado al acelerar a fondo ¡ruge como un V8, pero es un híbrido de tres cilindros! ... ¡wooow! era la locución que se entonaba una y otra vez. Sin duda, este exótico deportivo nos hace soñar con un futuro donde la tecnología, no esté en discordia con la diversión al volante.

Ya encarrerados, el tercer ejercicio fue realizar una frenada de emergencia combinada con tan temible “prueba del alce”. Aquí los conejillos de indias fueron los Serie 3 y Serie 5 iPerformance, y nuevamente, el reto era tirar la menor cantidad de conos. Aquí, donde a muchos les cuesta destacar, fue pan comido para estos híbridos enchufables que mostraron un desempeño intachable. Se nota su estirpe premium en la puesta a punto.

Al final quedó la BMW X5 iPerformance que, a pesar de ser una SUV pensada para el asfalto, demostró tener las agallas para realizar algunas pruebas off road como la denominada Flex o de ADN, de inclinación, así como de subida y bajada. Aquí, superó sin problemas todos los ejercicios. Sólo al final de la jornada y tras muchas horas, la caja automática llego a presentar un ligero sobrecalentamiento, pero nada que una vuelta de enfriamiento no pudiera solucionar.

Por lo general, BMW sólo realiza este tipo de clínicas con sus modelos “M”, por lo que resulta interesante que haya tomado la decisión de trasladar este concepto a su actual gama de híbridos y eléctricos, con el único fin de demostrar que un auto ecológico puede ser igual de divertido y efectivo que uno a combustión interna.

Esperemos que no sea la primera y última vez que se realiza el BMW i Driving Experience y que, por el contrario, el concepto evolucione y llegue a más personas que puedan conocer las últimas tecnologías en materia de electrificación de la casa de Baviera.

 

Esaú Ponce recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos