Prueba de Manejo

Infiniti QX30 2017 a prueba

Un crossover premium que se comporta como un coupé deportivo.

Infiniti QX30 2017 a prueba

Antecedentes

Este Infiniti QX30 llego recién a nuestro mercado y marca el inicio de la marca por participar en el segmento de los crossovers compactos de lujo.

Comparte plataforma con el Mercedes-Benz GLA, al mismo tiempo que el motor de 2.0 L y la caja de doble clutch también son de origen Mercedes. Por otra parte los únicos elementos visuales que nos denotan la ascendencia alemana son los controles del volante, los de los elevadores como asientos eléctricos y los del estéreo, así como la llave.

Fuera de lo anterior el diseño, como el resto del habitáculo se respira un Infiniti bien hecho y refinado. Se comercializan dos versiones, nosotros probamos la más equipada denominada Infiniti QX30 Sport Plus.

Precio: $649,900 pesos

Características técnicas y mecánicas

El tren motriz es de cuatro cilindros, 2.0 litros turbo, la potencia es de 208 equinos mientras que el par máximo es de 258 libras-pie. La transmisión es automática de doble clutch de siete velocidades, entre tanto la tracción es delantera.

La dirección es asistida, la suspensión adelante es McPherson y multi-link atrás. Los frenos son de disco en las cuatro ruedas, aunque los delanteros son ventilados.

En relación a seguridad tiene bolsas de aire frontales, laterales, de cortina y para rodillas. Cuenta con control de estabilidad, ABS, advertencia de cambio de carril y puntos ciegos, así como prevención de colisión frontal con frenado automático.

Interior

El habitáculo para nada se siente como un crossover tradicional (alto y por supuesto la posición de manejo tampoco, es todo lo contrario). Esto no significa que vayas incómodo o no haya suficiente espacio, de hecho cuatro adultos pueden viajar sin problema. Pero dado el llamativo diseño con líneas de trazo atrevidas, sacrifican el interior dando una sensación de encierro. El único pero aquí, si nos ponemos exigentes es que el medallón es muy pequeño, lo que limita la visibilidad, aunque esto nuevamente es por las audaces formas del exterior.

Sobre los materiales los acabos en piel son de primera, no tanto los plásticos inferiores de la consola central y los del poste B se sienten duros al tacto.

Relativo a equipamiento basta decir que trae de todo, por mencionar lo más importante sistema de infoentretenimiento de 7” táctil con navegador, cámara de visión de 360°, sensores de estacionamiento, paletas de cambio y estéreo Bose de 10 bocinas con radio, cd, entradas USB como SD. Aquí lo que nos desagradó (y es de las cosas que ya deberían de ser de serie en un auto premium), es que no tiene botón de encendido, para hacerlo se hace tradicionalmente, conectado la llave y girándola.

Manejo

Al ser un vehículo de lujo, es de esperarse que el desempeño del mismo al volante sea de lo mejor y de hecho es así. Es necesario aclarar que aunque es un crossover, éste se comporta con un coupé de lujo, con un centro de gravedad bajo y realmente estable en cualquier condición de manejo.

Primero hemos de decir que la aceleración es descomunal, no salvaje como un deportivo europeo o un muscle car, es fina, equilibrada y que te hace palpitar a cada vuelta de la rueda. El torque es de lo mejor y se nota en subidas como pendientes elevadas.

La dirección es perfecta pues retroalimenta cada detalle del camino, es prudente en cada giro del volante y armónica para el tránsito diario como a altas velocidades en carretera.

La suspensión se percibe deportiva, pero no al grado de ser rígida o que sea incomoda al pasar topes o baches, al contrario absorbe bien las deformaciones del asfalto y da buen balance al vehículo en condiciones de caminos sinuosos como en giros bruscos.

Los frenos responden a la perfección, dan mucha confianza al pedal pues trabajan rápido.

En general el auto se siente super ágil, muy estable, refinado, da mucha seguridad al volante y es divertido a más no poder. Nosotros no le encontramos ningún inconveniente.

Conclusión

Los defectos del auto ya los mencionamos anteriormente, fuera de ello el vehículo nos gusta y mucho. El diseño es muy atractivo, se siente bien diferenciado como un buen Infiniti. El manejo de lo mejor, nada que ver con un clásico crossover. Una buena compra si no te gustan los de la competencia como el BMW X1, Audi Q3 y por supuesto Mercedes-Benz GLA.

Es un auto bello, fino, bien equipado que te fascinará manejar, que al final es lo que importa en este tipo de autos o ¿no?

Infiniti QX30 2017 a prueba

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos