MINI John Cooper Works 2016 a prueba
08/09/2015 Reportes de Manejo

MINI John Cooper Works 2016 a prueba

El MINI más potente jamás fabricado, hasta ahora...

Antecedentes

El MINI John Cooper Works 2016 es el más poderoso jamás fabricado por la marca hasta ahora.

Como en las iteraciones anteriores, la variante John Cooper Works llega un tiempo después que las versiones Cooper y Cooper S, es 10% más potente que el modelo anterior y presume mayor carga tecnológica.

El MINI John Cooper Works se diferencia de sus hermanos menos vitaminados gracias a las fascias tanto frontal como posterior que presumen una apariencia más agresiva, en el caso de la de adelante las luces de niebla desaparecen para dar cabida a unas muy necesarias entradas que proveen de aire al sistema de frenos. El escape doble al centro también es diferente, mientras que el alerón posterior es más grande.

El MINI John Cooper Works tiene un precio de $530,000 pesos.

Características técnicas y mecánicas

Al igual que el MINI Cooper S emplea el 2.0 litros Twin Power Turbo, sin embargo incorpora mejoras sustanciales, no se trata de un simple upgrade de software. El 2.0 litros del John Cooper Works incorpora un turbo y pistones especiales, el intercooler es más grande, el sistema de refrigeración fue revisado y el sistema de escape es más robusto. El resultado, 231 hp y 236 lb-pie de torque para un vehículo de apenas 1,205 kilogramos.

Hace el 0 – 100 km/h en 6 segundos cuando monta la transmisión automática de 6 velocidades, claro al utilizar el launch control.

Por su parte la transmisión es automática de seis velocidades y cuenta con una función denominada MINI Connected Shift, que emplea la información extraída del GPS para anticipar los cambios en función de las condiciones del camino como pueden ser pendientes pronunciadas o un tramos de curvas.

El chasis no es muy distinto del que ofrece el Cooper S, algunos elementos de la suspensión aquí son de aluminio y cuenta con diferencial con bloqueo electrónico. Sin embargo un apartado en donde se trabajó bastante y con resultados excepcionales cabe señalar fue el con el sistema de frenos, que en el caso del John Cooper Works está firmado por Brembo.

Confort

El interior resulta familiar, sin embargo presume de detalles que le confieren una apariencia sustancialmente más deportiva.

Empezando por los asientos deportivos forrados en combinación de cuero, tela y alcántara, emblemas JCW en respaldos, patrones similares a una bandera a cuadros en la periferia del círculo central del tablero y velocímetro. Mientras que volante y pomo de palanca de cambios están forrados en cuero con pespuntes en color rojo.

Si bien es cierto, el MINI John Cooper Works es un hot hatch, no deja de ser un vehículo premium, por lo que encontramos además de una excelente calidad de materiales y ensamble, elementos como: la gran pantalla a color en donde se despliegan las funciones del navegador, teléfono móvil que se enlaza vía bluetooth, sistema de audio, climatizador automático, MINI Connected, etc.

Todos los sistemas se controlan mediante el MINI Joystick que adicionalmente incorpora función de reconocimiento de escritura mediante un pad táctil.

Manejo

Este nuevo MINI John Cooper Works resulta menos radical que antes, por lo menos al emplear los modos de manejo Green o Mid que se pueden seleccionar mediante el aro que se encuentra alrededor de la palanca de cambios.

En el modo Green los cambios se realizan a bajo régimen, la dirección es más ligera y en general los componentes funcionan de manera que puedan entregar el mejor rendimiento posible. El modo MID es algo a medio camino entre lo más deportivo y el modo verde que anestesia bastante el desempeño deportivo.

En Modo Sport, la dirección y suspensión se hacen más rígidas, al punto que se vuelve duro y brincón, la caja aguanta los cambios hasta las 6,500 vueltas, aunque idealmente hay que cambiar mil revoluciones antes que es cuando todavía obtenemos todo el torque. Este modo de conducción resulta poco práctico para la ciudad, debido a que el MINI JCW se vuelve muy duro, eso sí el sonido emanado del 2.0 litros es ronco y agradable.

Otro punto que vale la pena mencionar es que pese a todo el caballaje que llega a las ruedas frontales, no existe torque steer en absoluto. Esto producto de una suspensión muy bien desarrollada así como el tuning de la dirección de asistencia eléctrica.

Sin embargo lo que más nos sorprendió fueron los frenos, cuyo desempeño es soberbio y son prácticamente incansables.

Conclusión

El MINI John Cooper Works es un hot hatch que ha madurado bien gracias al enorme arsenal electrónico que posee, es bastante más civilizado y utilizable que antes. Pero con tan solo tocar un botón obtenemos ese desempeño radical que esperamos de esta versión.

La pregunta de los 64 mil es…. ¿cómo se ubica en el ecosistema de los hot hatches?

Ahí es donde se complica un poco y es que si lo comparamos con el León CUPRA, la nueva referencia del segmento, el MINI John Cooper Works es un par de décimas más lento y varias decenas de miles de pesos más costoso. Sin embargo no debemos olvidar que ofrece equipamiento, materiales y tecnología superiores, algo que se percibe en el refinamiento del vehículo eso es un hecho.

 

MINI John Cooper Works 2016

¿Qué opinas? Cuéntanos