Prueba de Manejo

Ford Expedition 2015 a prueba

Manejamos la renovada SUV familiar

Ford Expedition 2015 a prueba

Antecedentes

Con la renovación de toda la gama de camionetas de General Motors, la vara se puso bastante más arriba en el segmento de las “full size” SUVs y Ford no se quiso quedar atrás con su representante, la Ford Expedition.

Por esto mismo, lanzó durante el Autoshow de Dallas, esta renovación del modelo que aunque parezca muy superficial, en realidad va mucho más allá de un frente, calaveras y rines nuevos como veremos a continuación.

La versión que probamos fue la Limited 4x2 que se sitúa en la parte baja de la gama. Se trata también de la configuración corta que competiría directamente contra Chevrolet Tahoe. Esta sin duda ha sido una de nuestras pruebas más completas, con más de 2,600 Km y con uso como el que le daría un cliente, de más viaje y cargando hasta siete personas.

 

Precio: $747,400 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Uno de los cambios más importantes para este modelo 2015 de la Ford Expedition y que no se nota a simple vista está bajo el cofre ya que abandona la motorización de ocho cilindros en V y adopta un más moderno V6 EcoBoost de 3.5L con dos turbos e inyección directa que además de ser más eficiente, entrega una potencia de 355 Hp y un impresionante torque de 420 Lb-pie a un régimen más bajo de revoluciones. Este último es una mejora importante respecto al motor anterior ya que ayuda a contrarrestar el peso de esta enorme camioneta.

La transmisión es la conocida automática de seis velocidades que aguanta muy bien el torque y hace los cambios de manera suave. Como dijimos líneas arriba, toda la tracción llega al eje posterior en la versión que probamos pero existen también una configuración con tracción integral.

Para hacer todavía más eficiente el funcionamiento del motor, Ford decidió incorporarle la dirección eléctricamente asistida –EPAS- y así restarle esfuerzo a la fuente de poder.

La suspensión es independiente en las cuatro ruedas –algo que ha caracterizado a la Expedition por un par de generaciones- añadiendo confort a los ocupantes y más seguridad al manejar.

En cuanto a seguridad encontramos todas las asistencias electrónicas posibles como el ABS, control de tracción, control de estabilidad y EBD además de las seis bolsas de aire (dos frontales, dos laterales y otras dos de cortina).

 

Confort

Además de los cambios estéticos y del motor V8 por un V6 biturbo, encontramos que para esta Expedition 2015 el interior es mucho más refinado. Esto significa que los materiales –plásticos- utilizados y el ensamble de todas las piezas han mejorado enormemente. Se percibe sin duda una buena sensación de calidad que se complementa con la adición del sistema de info-entretenimiento MyFord Touch que se conforma de una pantalla sensible al tacto de ocho pulgadas, otras dos a los costados del velocímetro dentro del clúster de instrumentos y los controles en el volante para mover la información desplegada en estas.

Este sistema lo conocemos desde hace un tiempo por estar en productos como Focus, Fusion, Edge, el nuevo Mustang 2015, Escape y Explorer, nos permite controlar desde el sistema de control de clima automático (que en el caso de la Expedition 2015 es de tres zonas), la navegación, el teléfono (conectado por Bluetooth) y el sistema de audio de 12 bocinas con entradas USB, Auxiliar, CD, MP3 y Bluetooth mediante los controles físicos o los comandos de voz.

Todas las Expedition 2015 cuentan con tres filas de asientos, sólo se diferencian por tener en la segunda una banca corrida (como la que probamos) o dos asientos individuales para mayor confort, de esta forma se pueden transportar hasta siete u ocho pasajeros. La tercera fila es completamente abatible mediante unos botones eléctricos en la cajuela permitiéndote ampliar el área de carga o de pasajeros en solo unos segundos.

Algo que nos pareció un poco curioso y después incómodo es que la llave es de presencia a medias pues necesitas sacarla del bolsillo o donde la guardes, apretar el botón para liberar los seguros, volverla a guardar donde la tenías, subirte el coche y entonces presionar el botón de arranque. ¿No sería más fácil que fuera toda de presencia o nada?

Al abrir la puerta, salen de la parte de debajo de loa camioneta unos estribos que están pintados del mismo color de la carrocería, provocando que queden completamente ocultos una vez que cierras las puertas pero manteniendo la practicidad de ese “escalón” para subir más fácilmente.

El acceso a la cajuela se puede tener mediante el portón completo de la parte de atrás o nada más el cristal. Esto es muy conveniente y práctico ya que aunque la puerta es eléctrica, a veces no es necesario abrir por completo.

Otro punto que podríamos calificar como negativo son las múltiples alarmas: para hacerte saber que el freno de mano está puesto, para decirte que la llave está puesta… ¡Ya lo sé, yo los puse! Pero es algo que tienen todos los Ford modernos.

El acceso a la tercera fila no es ni el más práctico pero tampoco el más complicado. El mecanismo permite levantar el asiento de la segunda fila para tener donde pisar pero nos encontramos con que algunas personas no podían accionar el mecanismo por completo. Una vez atrás, la verdad es que el espacio es de lo mejor que hemos visto en terceras filas, además de que los asientos de adelante están más levantados y permiten que “metas” los pies abajo, tal como sucede en la segunda fila con los asientos delanteros. Esto lo convierte en un lugar viable para viajar, incluso para adultos, pues en la competencia (Chevrolet Tahoe/Suburban) es muy cansado para un adulto permanecer tanto tiempo sentado prácticamente en el suelo y con las rodillas arriba.

 

Manejo

La calidad de marcha es de lo primero que notamos al manejar esta “nueva” Ford Expedition 2015 y es que además de que la suspensión tiene un gran recorrido y que las llantas con bastante altas –a pesar de tener rines grandes- es suave y absorbe muy bien las imperfecciones del camino pero tampoco se siente mal en las curvas para un vehículo de sus dimensiones y peso. No es que pretenda ofrecer un manejo deportivo como otras SUVs pero podemos decir que nos entretuvimos bastante en nuestro largo recorrido de carretera y ciudades.

El motor no es menos que excelente, dieron en el clavo al dotarle de una fuente de poder con más torque y que lo entrega en la parte baja. Esto provoca que necesites oprimir menos el acelerador para obtener la potencia, disminuyendo significativamente el consumo de combustible. Nosotros, con siete personas a bordo, el equipaje en el toldo y a velocidades promedio de entre 130 y 140 Km/h en carretera y de 60 y 80 Km/h en ciudad, logramos exprimirle 6.7 Km/l que aunque no suenen muy espectaculares, es bastante bueno para todo el peso y el arrastre aerodinámico. Estimamos que si cuidas un poco más el uso del pedal derecho, fácilmente puedes llegar a los 8 Km/l en las mismas circunstancias.

El tanque de combustible es enorme, hay que decirlo, (¡106 Litros!) además de que hay que llenarlo con gasolina Premium ya que el motor así lo requiere. Esto significa que para cargarlo por completo necesitarás más de $1,500 pesos mexicanos… ¡ouch!

En algunos rebases a más de 100 Km/h sí notamos que el motor sufre un poco y es que obviamente no tiene la explosividad de los turbos a esas revoluciones ni del torque que tendría un V8 pero a ojos cerrados sacrificaríamos eso a cambio de tener un mejor consumo de combustible y de más torque en la parte baja del tacómetro.

 

Conclusión

Personalmente no tenía mucha fe en este producto hasta antes de convivir con él, debo de confesar. Pero cuando lo hice, quedé completamente complacido. Nos gustó la respuesta del nuevo motor EcoBoost, el refinamiento del interior, la tecnología del sistema de info-entretenimiento (aunque también hay que decirlo que a veces falla) y sobre todo que de verdad tienes una tercera fila de asientos útil y cómoda. Este último punto es una gran ventaja que tiene sobre las más nuevas Chevrolet Tahoe/Suburban –decimos más nuevas ya que la plataforma de éstas sí es completamente nueva a diferencia de la Expedition que es un facelift profundo y extensivo.

Nos hubiera gustado que el rediseño fuera un poco más agresivo o que se metiera con otros estampados de los costados para darle un look más diferenciado al modelo anterior y es que con un diseño completamente nuevo en la competencia resulta difícil justificar un precio similar.

¿Es mejor que sus competidores? Nosotros podemos decir que sí en muchos aspectos, pero también somos realistas al decir que el equipamiento y tecnología que ofrece la Suburban y Tahoe es mucho más avanzada. Nos gustaría que hubiera una distancia más grande de precio para decir que es una mejor opción pero es admirable que con un producto que no es tan nuevo de todas formas puedan hacerle frente a sus competidores y ganarles en varios puntos como el motor y el espacio interior.

Eso sí, si estás pensando en que con una camioneta así tienes resuelto el problema de viajes en familia, debes de considerar el equipaje ya que con la tercera fila de asientos erguida el espacio para carga es prácticamente inexistente y tendrás que llevar cosas en el toldo. También está la opción de comprar la Expedition Max con un poco más de cajuela pero que es el tope de gama de la misma.

 

Probamos la Ford Expedition 2015

Héctor Mañón recomienda

Cuéntanos que opinas