Prueba de Manejo

Mercedes-Benz Clase C 2015 a prueba

Este mini Clase S eleva el listón en su categoría

Mercedes-Benz Clase C 2015 a prueba

Antecedentes

El sedán de tracción posterior más pequeño que ofrece Mercedes-Benz está estrenando su cuarta generación, misma que internamente se denomina W205. Se trata también de la piedra angular sobre la que la firma de la estrella de tres puntas basa su estrategia en nuestro país, tanto así que es el auto más vendido de su categoría, aun cuando en el resto del mundo el Serie 3 es el predilecto.

Para esta nueva entrega, el Clase C crece en dimensiones lo que le permite entregar mejor espacio en las plazas posteriores, asimismo la estructura es bastante más ligera (100 kg) gracias a la adopción del aluminio en numerosos componentes, al tiempo que de acuerdo con el fabricante es mucho más rígido.

Visualmente nos remite inmediatamente al buque insignia de la marca, el Clase S que probamos en nuestro Especial de Lo Mejor de 2013. Lo anterior no es en absoluto un problema, al contrario, el nuevo C es un vehículo que luce sumamente elegante y atractivo.

Precio para la versión probada C250 CGI Sport $679,000 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Tuvimos oportunidad de probar la versión más potente que se ofrece en nuestro mercado (por ahora), se trata del C250 CGI Sport, que monta un propulsor de cuatro cilindros y 2.0 litros turboalimentado y con inyección directa que entrega 211 hp y 258 lb-pie de torque, dicha mecánica se acopla a una transmisión de siete cambios 7G-Tronic que envía la potencia al eje posterior.

Como habíamos mencionado anteriormente, el nuevo Clase C es más grande, el largo ahora es de 4,686 mm es decir 94 mm más que antes, mientras que el ancho sin espejos es de 1,810 mm, 40 mm más. La ganancia en dimensiones se nota y agradece en el habitáculo, particularmente para las plazas posteriores.

La suspensión es independiente tanto adelante como atrás, con ajuste neumático en el caso de la versión probada.

Por lo que hace a la seguridad, además de los ya obligados elementos como ABS, ESP, Control de Tracción o bolsas de aire (7 en este caso), también incorpora algunos otros elementos que vale la pena mencionar. Empezando por el ATTENTION ASSIST que monitorea la manera en que el conductor interactúa con el auto, en caso de detectar un comportamiento errático o que se pueda interpretar como falto de atención reiterada, el sistema empezará a emitir señales de advertencia tanto gráficas como acústicas.

Seguimos con el COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS que monitorea la distancia con respecto del vehículo que circula enfrente, si es menor de lo adecuado emite una señal acústica e incluso si fuera necesario es capaz de aplicar freno de manera autónoma para preservar la integridad de los ocupantes.

Adicionalmente, cuenta con el sistema PARKTRONIC que con ayuda de los sensores de estacionamiento permite que el vehículo se estacione solo ya sea en cordón o en batería.

Confort

Por principio de cuentas hay que mencionar el sistema KEYLESS-START, mejor conocido como llave inteligente, que tiene el inconveniente de que obliga al conductor a tomar la llave para oprimir el botón que libera los seguros, pero luego ya no es necesario insertarlo en el tablero para arrancar el motor, esta segunda acción es mediante un botón de encendido. La incomodidad surge porque si ya es necesario utilizar el sensor para abrir el vehículo, resulta medio incomprensible que lo tengas que guardar nuevamente en la bolsa para encender el motor. Idealmente debería ser que no se tuviera que agarrar el sensor tanto para abrir las puertas como para prender el auto, o en todo caso utilizarlo para ambas acciones.

Una vez en el interior, el Clase C nos recibe con un habitáculo impresionante, tanto por diseño como por materiales y calidad de ensamble, la percepción es inmejorable, nos hace sentir que estamos en un vehículo suntuoso y de un nivel superior al de sus hermanos menores como el CLA o GLA, pero también con respecto de su acérrimo rival, el Serie 3 de BMW. El único aspecto negativo a mencionar es el abuso de la utilización de la superficie en acabado piano, aunque luce bien, con el uso se notan los dedazos, se les pega mucho el polvo y se rallan con facilidad.

Por lo demás, todo lo que tocamos ya sean superficies o botones transmiten solidez y mucha calidad. Mención aparte merecen las cinco salidas de aire circulares que no pueden negar su inspiración aeronáutica, así como los switches del climatizador, el mando del AGILITY CONTROL o las aplicaciones metálicas en las puertas que engloban los mandos eléctricos de los asientos y la tapa de las bocinas.

Esta tendencia de tablero tridimensional que vimos los Clase A, CLA o GLA, se mantiene en el nuevo Clase C, por lo tanto tenemos una gran pantalla multitouch de 8 pulgadas colocada en la parte superior central del tablero. Desde aquí se pueden controlar todas las funciones relativas al navegador, teléfono, configuraciones del vehículo e incluso acceso a internet mediante ciertas Apps que pueden ceder conexión inalámbrica WIFI a una laptop por poner un ejemplo.

Asimismo, el control Command Drive además de ofrecer la navegación mediante un mando circular (como sucede con el iDrive de BMW o el MMI de Audi) cuenta con una superficie táctil en la parte superior cuyo funcionamiento e incluso la forma se asemejan mucho al Magic Mouse de Apple, gracias a este mando podemos navegar en los menús con mucha mayor facilidad, como si lo estuviéramos haciendo en una Tablet. El climatizador por su parte es automático de dos zonas, aunque se puede optar por uno de tres.

El aislamiento acústico es simplemente extraordinario, mucho mejor que en sus competidores, lo que aunado a una marcha suave y confortable, hacen del Clase C, muy disfrutable.

 

Manejo

La versión probada fue la C250 CGI Sport, lo anterior significa que nuestro vehículo de pruebas era 15 mm más bajo y con ajustes de suspensión más rígido que los modelos de pretensiones menos deportivas. Sin embargo, aun así el sedán más reciente de la firma de la estrella de tres puntas se percibe como un vehículo que balancea perfectamente la comodidad con el manejo divertido.

El AGILITY SELECT es un botón ubicado en la consola central que permite al conductor elegir entre  cinco programas que modifican la respuesta de motor, transmisión, suspensión y dirección. De esta manera “Confort” está pensado en brindar trayectos suaves y cómodos, mientras “Eco” busca obtener una conducción lo más eficiente posible efectuando cambios a bajo régimen de giro, aprovechando al máximo el Start & Stop e incluso hacer un uso más racional del climatizador. Las opciones “Sport” y “Sport+” se enfocan en endurecer suspensión y dirección así como de efectuar cambios más cerca de la zona roja del tacómetro para obtener una conducción más divertida.

Tras el volante, el Clase C es un vehículo que transmite solidez y confianza, al final del día es un sedán teutón con tracción posterior y motor longitudinal. Si bien es cierto, aun en modo “Sport” presenta niveles de comodidad más que aceptables, es importante destacar que se trata de un auto que gratifica al conductor, es muy disfrutable ya sea en un embotellamiento, una autopista o una carretera sinuosa. Se planta bien y nos permite rodar a elevadas velocidades con suma facilidad.

 

Conclusión

El renovado Mercedes-Benz Clase C no solo presume de un estilo atractivo y distinguido ya sea en el exterior como en el interior, también ofrece niveles de calidad y confort de marcha hasta ahora desconocidos para el segmento. Si bien es cierto que hablando de desempeño y manejo deportivo, el Serie 3 aun el 328 es un auto superior, el nuevo Mercedes Clase C es un mejor auto de lujo.

La ganancia en espacio trasero también se agradece y ahora los trayectos con ocupantes adultos en las plazas posteriores son mucho más llevaderos.

Por el momento y mientras no llegue el C400 con el nuevo V6 turbo, no existe competencia para el BMW 335 que se erige como el sport sedán por excelencia y el rival a vencer en cuanto a manejo deportivo, sin embargo este nuevo C250 CGI Sport que de momento es el tope de gama para el nuevo Clase C es un producto que luce muy bien y representa una propuesta sumamente atractiva como auto premium.

 

Mercedes-Benz Clase C 2015 a prueba

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos