Prueba de Manejo

Suzuki S-Cross 2014 a prueba

Sin lugar a dudas una opción que le urgía a la marca, una propuesta interesante

Suzuki S-Cross 2014 a prueba

Antecedentes

El S-Cross es una evolución lógica del ya conocido SX4, de hecho en Europa se conoce como SX4 S-Cross. La filial de México decidió comercializarlo bajo el nombre de S-Cross, ya que no es un sustituto del actual SX4 para nuestro mercado.

El S-Cross se presenta como concepto en el marco del Salón de París hacia finales del 2012 y unos meses después, en el Salón de Ginebra 2013, debuta el modelo de producción. Está fabricado en Europa.

Precio $339,900.00

 

Características técnicas y mecánicas

El S-Cross presenta un lenguaje de diseño actual y embona perfectamente en el nicho de SUV Ligeras, ya que la plataforma y las cotas son de un compacto, solamente la altura es mucho mayor. Las medidas son 4,300 mm de largo total, la anchura es de 1,765 mm, la altura es de 1,585 mm y por último la distancia entre ejes es de 2,600 mm. El peso vehicular es de 1,250 kilos.

En el apartado mecánico encontramos un motor de gasolina de cuatro cilindros de 1,6 litros (1,586 cc) montado transversalmente que entrega 118 Hp en el rango de las 6,000rpm y brinda una fuerza de torque de 115 lb-pie al régimen de 4,400 rpm. La transmisión de la versión de prueba es CVT (Continuamente Variable) y ofrece un sistema de tracción integral denominado 4WD All Grip por el fabricante, las versiones equipadas con ese sistema de tracción además cuentan con un botón selector en donde el conductor puede elegir el comportamiento del sistema de tracción integral según la superficie por la que ruede.

 

Diseño Exterior

El aspecto exterior es una de las principales virtudes del S-Cross, y sin lugar a dudas es el que le llevará más clientes a los pisos de venta de los concesionarios, la línea es atractiva, fresca al grado que si se estaciona un S-Cross junto a una Grand Vitara, hará que la SUV grande de la marca se vea como una venerable anciana.

Al frente encontramos una óptica principal inmensa, con unos faros de policarbonato que nos remiten inmediatamente al Kizashi, la parrilla es grande con forma trapezoidal invertida que en el centro ostenta un enorme emblema de la marca. Los costados presentan una gran área acristalada, que consta de tres ventanillas laterales, que rematan muy cerca del enorme portón trasero. En los costados es donde más se aprecia la altura del S-Cross (casi 20 centímetros con relación al piso) incluso hay unas molduras en la parte baja de los estribos de color gris, que nos dan un efecto de altura mayor de en lo que en realidad es y por último la parte trasera es simple y resalta la óptica trasera con las mismas formas caprichosas que la delantera. El perímetro inferior –fascias y costados- del S-Cross está protegido con una capa de plástico que además de hacerlo ver más rudo lo hace más resistente a pequeños arañazos o rayones, sobre todo los ocasionados por las maniobras de estacionamiento.

 

Diseño Interior

Es la mejor carta del Suzuki S.Cross, recordemos que la versión de prueba es la más equipada y nos ofrece de entrada tapicerías de piel y un enorme toldo de cristal, corredizo, ese par de aditamentos son complemento de una muy buena calidad de manufactura, buenos plásticos y un buen ensamble que honestamente no es notorio en otros modelos de la marca, justo a la mitad del tablero encontramos el equipo de audio, con una pantalla táctil que nos muestra las gráficas del GPS y además la imagen –bastante nítida y clara por cierto- de la cámara de reversa, el mencionado aparato es muy funcional, pero no deja de verse aftermarket, es decir, aunque la versión lo ofrece de serie, no parece de origen.

El cuadro de instrumentos es muy claro, concreto y combina la tecnología análoga para el tacómetro y velocímetro, así como para el indicador de temperatura del refrigerante y el nivel de combustible, al centro encontramos una pantalla de cristal líquido que grafica e informa diversos funcionamientos, por ejemplo, nos avisa el “modo” de manejo (snow-auto-sport) que puede seleccionarse con una perilla, también nos informa de la “supuesta” relación en la que está engranada la trasmisión, y decimos supuesta, por que equipa una caja CVT que no tiene engranes predeterminados, y ya que hablamos de la CVT es prudente comentar que el volante tiene un par de paletas para los cambios de velocidad, en caso de que el conductor los quiera efectuar de forma manual.

Las ventanillas son de accionamiento eléctrico y en general el aspecto interior es muy bueno, bien terminado y con alta calidad.

 

Manejo

En cuidad y con terreno plano el motor de 1.6 litros responde bien, el conjunto transmisión CVT más el sistema de tracción 4WD le ofrecen al conductor de ésta versión un selector con tres modos de manejo (Snow, Auto y Sport) que se pueden seleccionar girando una perilla colocada en la consola situada entre los asientos delanteros.

El algoritmo de la caja está muy bien calibrado para arrancar rápidamente en un semáforo, sobre todo si se tiene la opción “sport” seleccionada, a velocidades bajas y medias el comportamiento es muy bueno, el motor es silencioso y la calidad de marcha es confortable, si en el camino nos encontramos algunas pendientes la historia cambia un poco, ya que el pequeño motor de 1.6 litros sufre un poco llevando a cuestas la tonelada y cuatro que el S-Cross pesa, en estas condiciones hay que hacer acopio de paciencia pues la aceleración será lenta.

Hablando del comportamiento de la suspensión, el trabajo de la misma es notable y pese a que la carrocería es alta hay poco balanceo en zonas sinuosas, la amortiguación es precisa y nada ruidosa lo que contribuye a un viaje confortable.

Los consumos son bastante contenidos si el conductor no abusa mucho del pedal de acelerador, el tema es que en las condiciones de nuestra prueba abundaron las enormes pendientes y las altitudes en algunos casos superiores a los 3,000 MSNM por lo que el consumo reflejado no fue el óptimo o el que hubiéramos esperado.

 

Conclusión

El S-Cross es un nuevo contendiente en un segmento que nació hace 10 años, es un competidor directo de la Ecosport de Ford, Trax de Chevrolet, Duster de Renault por mencionar a las “SUV ligeras” líderes del segmento.

Es una buena opción, y en nuestro particular punto de vista, sentimos que el sistema de tracción 4WD en combinación con un motor tan pequeño sumado en las condiciones geográficas de nuestro país es más un prejuicio que un beneficio, ya que no es necesario en la mayoría de los casos y hace al vehículo poco ágil y de lentas reacciones. ¡Ojo! No pretendemos insinuar que no funciona bien, solamente aclarar que ese tipo de sistemas en nuestro país no se les saca ningún jugo adicional.

Un diseño fresco, funcional, una apariencia ruda y una posición alta de manejo le aseguran una buena penetración en el mercado, la mezcla de precios y opciones es la adecuada.

 

 

Suzuki S-Cross 2014 a prueba

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos