Prueba de Manejo

Suzuki Swift Sport 2013 a prueba

Un buen subcompacto en su versión más rabiosa

Suzuki Swift Sport 2013 a prueba

 

Antecedentes

Hacia finales del 2012 la empresa japonesa anunciaba que se retiraría del mercado de autos en los Estados Unidos (nota relacionada) debido a sus bajas ventas, hablamos de 20 mil unidades aproximadamente. En un país como EUA una venta de 20 mil autos no hace rentable a una empresa, en México una marca que tiene esos volúmenes de venta al año puede ser considerada un éxito ¡Son cosas de mercado y dimensiones de los mismos!

Dicho acontecimiento encendió los focos de alerta en México, tanto como en los distribuidores como en los clientes de Suzuki Autos, un comunicado oficial de la marca calmó un poco las aguas asegurando que la venta de autos, motocicletas y motores fuera de borda continuaría normalmente en el país.

Un producto específico que aumentó la confianza de los compradores en México es precisamente el que ahora evaluamos, el Swift Sport.

 

Precio $274,800.00

 

Características técnicas y mecánicas

Las dimensiones y cotas son similares a los de la versión “normalita” teniendo una longitud de 3,890 mm, una anchura de 1,695 mm, la altura es de 1,510 mm y la distancia entre ejes es de 2,430 mm. Lo interesante que ofrece el Swift Sport es el bajo peso de 1,065 kilos, lo que nos entrega una relación de peso-potencia muy decente acorde al precio, que huelga comentar no es el más atractivo de su segmento.

El Swift Sport cuenta con una motorización más grande y potente que en la versión sin apellido. El motor es un cuatro cilindros transversal de 1,586 cc (1.6 litros) con 16 válvulas y dotado del sistema VVT de admisión variable que le permite desarrollar 134 Hp de potencia en el rango de las 6,900 rpm, la fuerza de torque se aloja por encima de las 100 libras-pie, en un régimen de giro de 4,500 rpm. Dicho motor está acoplado a una transmisión de accionamiento manual de seis velocidades Como dato cultural comentamos que la versión que no es sport cuenta con un propulsor más pequeño, de 1,372 cc que entrega 100 Hp.

Como podemos leer, el Swift Sport no sólo es una versión estética, sí hay un mejor desempeño obtenido gracias a un motor más potente y una mejor transmisión.

Diseño Exterior

Ante nosotros está la cuarta generación del Swift y aunque los cambios no fueron radicales, sí hubo un rediseño a fondo de la carrocería de este subcompacto develado hacia finales del 2011. En la marca decidieron ofrecer únicamente la versión hatchback de cinco puertas dejando la opción de tres puertas fuera de la jugada en México. Las líneas de la opción Sport son más agresivas, ya que las fascias son más grandes y los estribos laterales también presentan un rediseño más aerodinámico. La óptica principal tiene notorias diferencias, ya que el fondo de los faros es de color negro pavonado, además de que las luces de niebla están muy bien integradas en las aberturas de ventilación laterales de dicha fascia. La parrilla es un verdadero plagio a la creatividad de Audi pues presenta la misma forma geométrica que los autos del constructor alemán, un trapecio invertido con una enorme barra cromada colocada en forma transversal. La parte trasera no está fuera de lugar y también presenta adiciones muy bien seleccionadas, como un enorme deflector de techo colocado en la tapa de la cajuela, que le da continuidad al diseño del toldo haciéndolo ver más fluído. Abajo de la fascia trasera también recibió mejoras estéticas, ya que simulan un bajo deflector, que incluso está pintado de gris grafito, en donde se colocaron dos salidas de escape cromadas a los extremos. Todo el buen trabajo estético está enmarcado con unos rines de aluminio de 16 pulgadas, pintados de un color grafito, con una tonalidad más oscura. 

 

Diseño Interior

El interior sí fue completamente rediseñado para la cuarta generación. Pese a ser un subcompacto, la habitabilidad interior para los pasajeros es buena –más en las plazas delanteras que en las traseras. El tablero muestra una configuración tradicional, dos grandes diales para el tacómetro a la izquierda y el velocímetro a la derecha. Al centro hay una pantalla de cristal liquido que nos informa el kilometraje (total y parcial) y despliega mensajes sobre la temperatura exterior y la hora, a los extremos encontramos el medidor de nivel de combustible, a la derecha y a la izquierda el indicador de la temperatura del refrigerante del motor. Al ser la versión tope de gama ofrece equipo de audio con la capacidad de reproducción de CD grabados en formato MP3 y además cuenta con entrada USB y auxiliar. Por último las tapicerías no desentonan el talante deportivo del Swift Sport, ya que presentan una combinación de textiles y texturas muy bien aplicada. Al centro de los asientos la tapicería es perforada para una buena ventilación y en los costados la tela es más gruesa y resistente, rematada con un pespunte –ahora muy de moda- que marca el área perimetral del asiento en un atractivo color rojo.

Podemos resumir el interior del Swift Sport como el de un auto más lujoso. Los materiales y la buena factura son una constante plausible. Adentro se respira una atmosfera de buena calidad, cosa digna de celebración en un auto japonés en donde la premisa es cumplir lisa y llanamente.

El conocido “negrito en el arroz” es el espacio de la cajuela, sin los asientos abatidos es simplemente irrisorio y ofrece únicamente 210 litros de capacidad (algo que se traslada desde la versión "normal" del Swift), es decir una maleta grande simplemente NO cabe, eso sí se puede abatir el asiento trasero aumentando dramáticamente la capacidad de carga hasta los 533 litros.

 

Manejo

Sin duda es la mejor parte y además la carta fuerte del Swift Sport, aquí es donde resalta el motor más grande y ese extra de casi un 30% en potencia.

Gracias al escalonamiento de la transmisión el arranque desde cero es rápido y la aceleración constante. En ciudad es un vehículo ágil, en carretera podemos decir que es rápido, divertido y hasta intimidador con otros vehículos, gracias al diseño frontal.

Con el paquete de suspensión (McPherson delantera y barra torsional trasera) aunado al perfil de las llantas 195/50, el agarre en curvas es inmejorable, el tacto de los frenos es preciso y las asistencias como el ABS y el EBD lo hacen muy seguro. El comportamiento de los frenos es impecable aunque la superficie no sea la más lisa, otro punto a favor del subcompacto japonés.

Los consumos en ciudad son contenidos, según los números oficiales 11.9 en ciudad y 19.2 en carretera  (km/l), nuestra experiencia en manejo urbano es muy similar a la oficial, pero el consumo en carreta, eso sí, manejando aprisa con velocidades crucero entre 150-160 km/h y con aceleraciones que llegaban casi a los 200 km/h el rendimiento por kilometro fue bajo.

 

Conclusión

Un buen contendiente y competidor en el segmento de los hatchback equipados, no la tiene nada fácil pues hay competidores que ofrecen más espacio y mejor desempeño por un precio similar, léase Golf VI cinco puertas $287,400.00, o las versiones equipadas del SEAT Ibiza FR de 250 a 300 mil pesos.

También es comparable con las versiones de entrada del A1 de Audi, que ofrece una motorización 1.4L asistida con un turbo, cuyas cotizaciones están entre los $264,700 para la versión manual y $285,500 para la automática.

Un punto a favor son los bajos costos de mantenimiento que van desde los 750 pesos y que el fabricante tiene contemplado que el cliente lleve su auto en intervalos de cinco mil kilómetros a servicio con el distribuidor hasta que el auto cumpla los 160 mil kms.

Sin duda una opción de tomarse en cuenta. La calidad es muy buena, el desempeño es acorde, si te mata el diseño -que está muy bien logrado- corre por un Suzuki Swift Sport. Si tus necesidades son menos “pasionales” piensa un poco más y decide la mejor compra.

 

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos