Autos ecológicos

BMW y su visión de movilidad sustentable

¿Cambiará el famoso slogan “The Ultimate Driving Machine” por “The Ultimate Mobility Machine”?

BMW y su visión de movilidad sustentable

Nueva York, EU. La firma bávara BMW está consciente del enorme cambio que se está gestando en la manera en que se transportan las personas, en 2008, por primera vez en la historia más personas viven en Ciudades que en el Campo.  Entre 2010 y 2050, este número crecerá en un 80% al pasar de 3.5 mil millones de personas hasta 6.3 mil millones.


Pero lo anterior es solo una de muchas tendencias que están modificando dramáticamente las necesidades de movilidad de las personas, por ejemplo; la cantidad de hogares de una sola persona se está incrementando rápidamente, así como el hecho de que en las economías más desarrolladas la población se está haciendo vieja. Estos factores también afectarán la manera de transportarse de las personas en estos espacios con una densidad poblacional muy alta.
 

Considerando todos estos factores, BMW se ha dado a la tarea de buscar la mejor solución de movilidad del futuro, dicha solución se denomina BMW i que es bien conocida por ser la nueva marca de autos eléctricos del grupo Bávaro. Sin embargo, los modelos que serán comercializados bajo este emblema no solo exploran una movilidad limpia y eficiente, sino que se trata de un programa que considera todos los aspectos del ciclo de vida de los vehículos. Es decir, un BMW i es un vehículos sustentable y responsable con el medio ambiente no solo por ser eléctrico y por lo tanto no emitir gases contaminantes, sino que los materiales utilizados que son naturales y reciclables, así como el proceso de fabricación, el uso y en última instancia su desecho también lo son. 

Para dar a conocer su programa BMW i, así como sus próximos vehículos (i3 e i8), la firma se ha embarcado en una travesía mundial que contempla algunas de las más grandes ciudades del globo (Roma, Londres, Shanghai, Nueva York, etc), dicha travesía es denominada como: i Born Electric Tour y tuvimos oportunidad de viajar hasta Nueva York para conocer de primera mano no solo la visión de movilidad de BMW en los años por venir, sino también las necesidades de transportación hacia el futuro de una de las mega ciudades más emblemáticas del mundo.

La iniciativa BMW i presenta por un lado un pequeño vehículo urbano denominado i3 que llegará al mercado el año que viene y otro de corte totalmente deportivo y exótico denominado i8 que tendrá que esperar hasta 2014.

Pero antes de entrar al detalle de cada uno de los vehículos de BMW i, es importante señalar que el enfoque al momento de desarrollar sus autos eléctricos ha sido completamente diferente al de otros fabricantes. Los vehículos eléctricos requieren de un paquete de baterías voluminoso y muy pesado para lograr recorrer distancias relativamente decentes, lo que representa una enorme limitación en términos de autonomía, es decir más autonomía significa una batería más grande y por lo tanto un coche más pesado, pero más peso también impacta directamente en la autonomía, por lo que podemos describir lo anterior como un círculo vicioso.

En los años 30, cuando se inventaron los chasises monocasco, la industria automotriz sufrió una revolución que permitió a los vehículos ser más ligeros y por lo tanto equipar motores más pequeños. Hoy, con el desarrollo del LifeDrive Architecture de los BMW i podríamos estar ante un avance de las mismas proporciones, y es que se trata de un nuevo planteamiento que propone que la estructura que alberga a los pasajeros esté fabricada completamente en Plástico Reforzado con Fibra de Carbón (CFRP), que dicho sea de paso es un material 50% más ligero que el acero y 30% más que el aluminio al tiempo que es más rígido, esta estructura va montada sobre un módulo de aluminio que integra todos los componentes mecánicos como son: Motor, batería, suspensión, etc. De esta manera, el elemento más grande y pesado de un vehículo ahora es sustancialmente más ligero compensando así el incremento de peso que representan las baterías.

La utilización de la fibra de carbono no es nueva, se emplea desde hace tiempo en aplicaciones de producción muy limitada (súper autos, aviones, etc) debido a que hasta ahora consistía en un proceso prácticamente artesanal y por lo tanto muy costoso. Sin embargo, BMW afirma haber desarrollado procesos y mecanismos para industrializar la fabricación de los componentes con fibra de carbón y así abaratar su costo hasta hacerlo accesible para la fabricación de vehículos en serie, aunque claro está que hay que considerar que estamos hablando de un BMW que no es precisamente el auto del pueblo, por lo que falta ver que significado tendrá la palabra accesible en estos autos.

Por un lado, el i3 es una propuesta de auto urbano, compacto de configuración hatchback y que es totalmente eléctrico (aunque habrá una variante con un extensor de rango, es decir un pequeño motor de combustión similar al Chevrolet Volt) el motor eléctrico entrega 170 hp y 184 lb-pie con un peso de apenas 1,250 kilos, este vehículo tendrá una autonomía de entre 129 y 160 kilómetros, con un tiempo de recarga en 3 horas (en un cargador de alto rendimiento). Algunos detalles relevantes del i3 son su posición de manejo elevada, muy útil en condiciones de manejo citadino, asimismo, gracias a la gran rigidez del plástico reforzado con fibra de carbono, el vehículo puede prescindir del poste B, con lo cual se logra un amplio espacio de acceso tanto a plazas delanteras como posteriores.

El i8 (auto que en su versión coupé fue una de las estrellas de Misión Imposible 4) por su parte es una historia totalmente diferente, sin dejar del lado el foco en la sustentabilidad, es un deportivo en toda la extensión de la palabra. Este vehículo es un híbrido que emplea un pequeño propulsor de 3 cilindros turboalimentado y que se complementa con un tren motor eléctrico de menor calado que en el caso del i3, ya que solamente ofrece un rango completamente eléctrico de unos 30 kilómetros. De cualquier manera, el i8 es capaz de hacer el 0 – 100 km/h en menos de 5 segundos y aun así ofrecer un rendimiento de combustible de 37 km/l. Es menester informar que BMW ha confirmado que en algún momento el i8 servirá para dar vida a un vehículo preparado por BMW Motorsport que en teoría se denominará M8.

Uno de los conceptos que comentó BMW en el marco del i Born Electric Tour que crearon confusión fue el del objetivo de convertirse en el fabricante que provea el Ultimate Mobility Machine, haciendo una especie de analogía  con una de las frases de marketing más famosas en la historia de la industria automotriz, “The Ultimate Driving Machine”, que se ha utilizado para definir todos los productos que fabrica BMW desde hace ya bastantes años. Sin embargo el remplazar la palabra manejo en la connotada frase representa por lo menos desde mi humilde punto de vista el que BMW está dispuesta a abandonar aquello que desde siempre la ha diferenciado de los demás fabricantes y eso es el excelente manejo de todos y cada uno de sus automóviles.

Claro está que en ningún momento  el i3 o i8 plantean un BMW de manejo autónomo o que no esté pensado para el buen manejo y su disfrute, incluso es al contrario. El desarrollo de ambos vehículos no deja de tener en mente un buen reparto de pesos, un centro de gravedad bien bajo, y una relación peso potencia más que aceptable, pero entonces, ¿por qué sustituir la palabra manejo de su frase?

Porque si hablamos de movilidad pura y dura, cierto es que no es necesario manejar, incluso desde ese punto de vista hasta podría suponer una tarea tediosa que distrae a los ocupantes de otras actividades como leer, navegar por la red, comunicarse con otras personas o trabajar, de ahí parte la idea de los coches que se conducen solos, en ese sentido hasta una escalera eléctrica es un medio de movilidad. Falta ver si las demandas de las mega ciudades en el futuro obligan o no a reducir los autos a un comodity, porque aun en las economías más desarrolladas y progresistas de la actualidad, lo queramos o no, el auto sigue representando mucho más que solo un medio de transporte, es también una manera de expresión, un símbolo de estatus y muchas cosas más, esa es la razón por la que alguien está dispuesto a pagar mucho más por un BMW en lugar de cualquier coche para las masas.

Al final lo único que podemos decir es que los vehículos eléctricos pueden ser tan divertidos como cualquier deportivo, el torque instantáneo es su mejor arma y si hay una marca que sabe hacer autos divertidos no importando si es un sedán, hatch, crossover, coupé o cualquier otro, esa es BMW.

Rubén Hoyo, enviado recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos