Autoshows

El C-XF de Jaguar es toda una joya de ingeniería

El prototipo de C-XF de jaguar incluye detalles tecnológicos extremadamente innovadores.

El C-XF de Jaguar es toda una joya de ingeniería
El C-XF es un deportivo de cuatro puertas que funde la pureza del diseño con un dinamismo inconfundible, marcando con claridad la tendencia que mostrarán las próximas generaciones de automóviles Jaguar. El prototipo C-XF ha sido diseñado por el mismo equipo que creo la galardonada gama GT de deportivos XK en 2005, dirigidos por Ian Callum, Director de Diseño de Jaguar Cars, y Julian Thomson, Jefe de Diseño Avanzado.

Diseño exterior

En el frontal del C-XF surge una parrilla audaz y agresiva acabada en cromo negro. Profundamente hundida en la carrocería, en lugar de alinearse con la superficie, produce un efecto visual parecido al de la toma de aire de una turbina de avión, que sirve como recordatorio del potente motor V8 de 4,2 litros que se esconde tras de ella. Los faros delanteros han evolucionado desde la configuración de doble foco de los modelos Jaguar anteriores para convertirse en una cuña delgada y angulosa. A partir del frontal del C-XF surge la línea más característica del vehiculo, un resalte continuo que fluye por debajo de las ventanillas hasta la moldura de la rueda trasera. Sobre esta la línea de resalte se asienta un habitáculo bajo y deportivo, con piezas de aluminio brillantes que resaltan la percepción de coupé. Las líneas deportivas se ven acentuadas por un cofre musculoso y unas tomas de aire laterales con un práctico acabado en cerámica blanca.

Diseño interior

Se ha buscado resaltar más un interior bien desarrollado que un lujo excesivo, y eso queda claramente de manifiesto al observar los ligeros y envolventes asientos delanteros. Entre los asientos se observa un túnel central de transmisión que da a los ocupantes la sensación de estar profundamente instalados en una cabina futurista. El punto central del habitáculo es un dinámico salpicadero de aluminio que envuelve los asientos delanteros con una fuerte imagen lineal que infunde sensación de velocidad y dinamismo.

Cuando uno se acomoda en el asiento del conductor del C-XF, en el centro de la consola parpadea un botón de encendido rojo. Su ritmo representa las 'pulsaciones' del coche. Al pulsar el botón, bajo la mano se despliega una hélice de anillos de aluminio que deja el nuevo selector circular de marchas JaguarDrive directamente en la palma de la mano. A continuación, al ponerse en marcha el motor, un aro de luz azul parpadea desde el centro del panel de instrumentos y se desplaza por los lados del habitáculo y detrás de los asientos traseros. Sobre la cabeza, una luz azul serena inunda todo el techo para crear una sensación ambiental y de espacio. En el exterior, una ráfaga de luz azul surge de la parrilla marcando el momento en que el motor entra en actividad.

Motor

El coche está impulsado por una versión perfeccionada del famoso motor Jaguar V8 de 4,2 litros. Se ha diseñado para superar los 420 CV y un par motor superior también a los 500 Nm, que se consigue a muy bajas revoluciones. Si el C-XF fuera un coche de producción en serie, alcanzaría una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h, con capacidad para desarrollar sin limitación una velocidad superior a los 290 km/h. El motor cuenta con una arquitectura eléctrica del motor de 4,2 litros envuelta en un exclusivo sistema de cableado de fibra de carbono. Diseñado y construido por Beru F1 Systems. El C-XF es el primer coche que utiliza la exclusiva tecnología WIC (Wire in Composite) de Beru F1 System. Con el sistema WIC, todo el cableado se encierra en un manguito de fibra de carbono fabricado ex profeso, que lo protege de daños y que mejora su durabilidad, empaque, peso y estética.